26 noviembre 2008

Temporada de caza

La semana que viene entramos en diciembre, lo cual es sinónimo de temporada de premios en Hollywood. A pesar de la "amenaza" de huelga de los actores (está por ver que no sea más que una medida de presión en su negociación del nuevo contrato con los estudios, recemos para que sólo sea eso), las proyecciones especiales, los encuentros de directores y actores con la prensa y las campañas de relaciones públicas ya han empezado a funcionar a todo trapo. Con todo eso, las quinielas y especulaciones varias sobre los posibles nominados a los Oscars empiezan a ser el principal tema de conversación en multitud de blogs cinéfilos yanquis.

Una de las posibilidades que han sonado más insistentemente como candidata a mejor secundaria es Penélope Cruz por "Vicky Cristina Barcelona", pero hay quien apunta que, con un poco de suerte, es su trabajo en "Elegy", de Isabel Coixet, el que podría situarla de nuevo entre las nominadas a mejor actriz, como le pasó con "Volver". Por ahora, los nombres que más suenan para esa candidatura son, sobre todo, Meryl Streep por "Doubt" y Cate Blanchett por "El curioso caso de Benjamin Button", una historia de amor fantástica que está levantando mucho revuelo entre los críticos, y que no se estrena en EE.UU. hasta el día de Navidad.

Revuelo ha habido mucho con "Australia", la película épica y bigger than life con la que Baz Luhrmann parece haber hecho un batido entre "Memorias de África", "Casablanca", "Lo que el viento se llevó", "El paciente inglés" y cualquier otra película de ese estilo que se os ocurra. Simplemente por ser una historia épica, y tener como protagonistas a Nicole Kidman y Hugh Jackman, ya tiene muchas opciones de ser de las más nominadas a los Oscars. Algo parecido le pasa a "Revolutionary Road", otra historia de amor con un trío que lleva escrito Oscar por todas partes; Sam Mendes, Leonardo DiCaprio y Kate Winslet. La Winslet también podría ser nominada por "The reader", con un tema bastante peliagudo sobre las culpas del pasado.

Los Globos de Oro, que se entregan en enero, serán el primer indicio de por dónde irán los tiros en la gran ceremonia hollywoodiense de febrero, pero además serán uno de los últimos premios en los que compitan también las series de televisión. La campaña para conseguir nominaciones es bastante menos frenética que en los Emmy. Con la temporada tan así, así que hemos tenido, es probable que los sospechosos habituales estén copando gran parte de las categorías, más si dos de las triunfadoras del año pasado, "Mad Men" y "Daños y perjuicios", no se han emitido en todo el otoño.
Publicar un comentario