16 noviembre 2008

Vidas paralelas

En las series médicas, es habitual que alguno de los pacientes que se estén tratando presenten ciertos paralelismos con sus médicos, contribuyendo a que así conozcamos más sobre ellos. Si uno de los doctores está planteándose tener un hijo, el paciente que va a tratar es estéril, o es una embarazada con muchos problemas. En "House", esos paralelismos han ido haciéndose más notables con el paso de las temporadas, pero no son ellos los que me parecen más curiosos, sino los que suelen establecerse entre House y Cameron. Ella ha sido uno de los personajes que más ha evolucionado desde el principio, adquiriendo más seguridad e independencia a la vez que iba empezando a plantarle cara a House (más o menos, porque ahí sigue habiendo algo). Se notaba ya antes, pero no fue hasta la tercera temporada cuando empezó a quedar algo más claro que Cameron y House son bastante más parecidos de lo que parecía en un comienzo, y en unos cuantos capítulos sus tramas, y los dilemas a los que se enfrentan, se presentan paralelos.

Se apreciaba con mucha claridad en "One day, one room", en el que la chica violada y el enfermo de cáncer cumplían exactamente la misma misión; poner a House y Cameron cara a cara con las cosas que temen. Sin embargo, mientras él huye por sistema, ella suele enfrentarlas de alguna manera. El último ejemplo lo hemos visto esta semana, en "The itch" (ya sabéis, spoilers). El paciente agorafóbico pone en marcha el devenir en paralelo de los miedos al compromiso, o a dar un paso adelante, de House con Cuddy y Cameron con Chase. Como ocurría en el episodio anterior, House hace el esfuerzo, pero se queda a las puertas, y Cameron da el paso. Es una lástima que la veamos mucho menos desde que se marchó, al final de la tercera temporada, porque parece ser de los pocos que sabe cómo tratar a House, incluso aunque la haga dudar. Echaba de menos esas discusiones éticas entre los dos que, reconozcámoslo, eran inherentes a la serie, y se notan más forzadas con Taub o Trece.

En el frente Huddy, como lo llaman los shippers, casi esperaba que alguno de los le dijera a Wilson "no podemos salir juntos porque sería un desastre. Ya lo hicimos, lo sabemos por experiencia". Pero promete gran diversión.

P.D.: Robin Scherbatsky es la mejor. 'nuff said.

Música de la semana: "Girls just want to have fun" es una de las canciones que más estoy escuchando últimamente por todas partes. Esta semana sonaba en un capítulo de "Medium", Emily Deschanel la canta al final de un episodio de la tercera temporada de "Bones", y Miley Cyrus la asesina para intentar escapar de la sombra de Hannah Montana, aunque yo siempre la asociaré a "Los amigos de Peter" (este "The way you look tonight" os lo dejo de regalo, de nada). Sin embargo, de Cindi Lauper hay una canción que seguro que a más de uno os trae recuerdos especiales, "Good enough". ¡Soy una Goonie!
Publicar un comentario