30 noviembre 2008

Un año en 8 películas

Éste ha sido un año de regresos cinematográficos. Volvió Indiana Jones, volvió Batman, volvió Woody Allen, volvieron Mulder y Scully y Javier Bardem ganó un merecido Oscar. Algunos críticos se quejan de que, en general, el nivel no ha sido demasiado alto, y habrá que esperar a ver si las películas que suenan como principales contendientes para los Oscars lo elevan un poco. Mientras tanto, en estos lares macguffineros nos quedamos con las películas que mejor sensación dejaron al sali del cine (y esto es una lista muy personal).

- "En el valle de Elah": Las películas sobre la guerra de Irak no han tenido mucha suerte en taquilla, ni siquiera ésta, dirigida por Paul Haggis y cimentada en el gran trabajo de Tommy Lee Jones, Susan Sarandon y Charlize Theron. Es mucho mejor que "Crash", la película que le dió el Oscar a Haggis.

- "Juno": La sorpresa indie del año se lo debe todo a Ellen Page, que compone a una adolescente embarazada sarcástica, divertida, vulnerable y genial. La música, los secundarios y la acertada escritura de Diablo Cody son la guinda del pastel, en especial unos estupendos J.K. Simmons, Allison Janney y Jennifer Garner.

- "Adiós, pequeña, adiós": Ésta yo la vi bastante tarde, pero creo que ha pasado injustamente desapercibida, en especial porque le salpicó de refilón la desaparición de Maddie McCain. El debut como director de Ben Affleck le debe mucho al estilo de "The Wire" y le regala a su hermano Casey un gran papel.

-"No es país para viejos": Un western noir austero alimentado por la estupefacción de un viejo sheriff ante la violencia sin justificación desatada por un pobre tipo que aparece en el lugar inapropiado en el momento más inoportuno. Javier Bardem está impresionante sin necesidad de recurrir al histrionismo, y lo mismo se puede decir del resto del reparto.

- "Los cronocrímenes": Una momia rosa resume esta bocanada de aire fresco a la que las excesivas expectativas que levantó su tardío estreno en España la perjudicaron bastante. Es una historia de saltos temporales falsamente simple, existencialista y peculiar.

- "Wall-E": Los de Pixar se las apañaron para emplear un tierno robot para hacer un homenaje en toda regla a los códigos del cine mudo. La banda sonora de "Hello, Dolly" tiene un nuevo significado desde los títulos de crédito de esta película.

- "El caballero oscuro": Ya era la película del año antes de que se estrenara, y lo fue aún más cuando lo hizo. Un estudio de la dualidad siempre oculta no sólo tras Batman, sino detrás de cualquier superhéroe, que nos dejó el testamento cinéfilo póstumo de Heath Ledger, un Joker aterrador.

- "Sólo quiero caminar": Tiene tantos detractores como seguidores, pero esta historia de venganzas y samurais femeninas de Agustín Díaz Yanes es de lo mejor que ha estrenado el cine español este año.

Menciones especiales:
El teclear de la máquina de escribir abriendo "Expiación", la estupidez generalizada, y divertida, de "Quemar después de leer", el hotel Reconquista de Oviedo en "Vicky Cristina Barcelona" (y Rebecca Hall) y el reencuentro de Mulder y Scully en "X Files: I want to believe" (sobre todo, los lápices clavados en el techo).

Música de la semana: Esta mañana, en la radio hablaban sobre versiones extrañas de canciones conocidas, con un "Guadalajara" psicotrópico cantado por Elvis Presley. Esto es otro ejemplo muy peculiar, y es una versión que Fountains of Wayne hizo del "Baby, one more time" que hizo famosa a Britney Spears.
Publicar un comentario