22 octubre 2009

El fin del "gatillo fácil"

La semana pasada, el diario "USA Today" resumía el primer mes de la temporada televisiva de otoño en aquel lado lado del Atlántico diciendo que no había ningún estreno que fuera un superexitazo ("NCIS: LA" es lo que más se acerca gracias al lead-in de su serie madre, "NCIS"), pero que tampoco había grandes batacazos (excepto "The beautiful life", que The CW canceló, al más puro estilo Antena 3, al cabo de dos capítulos). Constataba la tendencia de que las cadenas estaban teniendo mucha más paciencia con sus series que otros años, especialmente porque, en algunos casos, no tienen un "plan B". Así que, a no ser que el programa sea un verdadero descalabro (el equivalente televisivo al Maracanazo), están aguantándolas en sus horarios con la esperanza de que, dejándolas tranquilas, acaben encontrando su audiencia.

En la blogosfera española, sin embargo, ya estamos pidiendo a Fox que abandone los buenos modales que se esfuerza por mantener desde la temporada pasada y que cambie de día "Fringe" (Kyra resume el sentir de los fans de la serie). La segunda temporada de la serie se trasladó de los lunes por la noche a los jueves en una apuesta de la cadena por conseguir rascar algo en un horario que siempre le había ido fatal. El experimento de "Bones" a las 8 funcionaba bien, así que "Fringe" pasó a emitirse justo después, en el horario más goloso pero más competido de la semana, teniendo que buscarse las lentejas entre "CSI", "Anatomía de Grey", "Sobrenatural" (cuyo perfil de audiencia me da que es similar al de "Fringe") y, desde la semana pasada, el combo "The Office"-"30 Rock". Y lo está pasando mal, la verdad. Le cuesta mantener a buena parte de la audiencia heredada de su lead-in (que continúa inasequible al desaliento y que me atrevo a sugerir que acabará superando a "FlashForward") y en las demográficas tampoco va muy boyante. Sin embargo, quizás un movimiento de horario sea pan para hoy y hambre para mañana.

No sé cómo está desenvolviéndose "Fringe" cuando se cuentan los visionados por DVR y las descargas por iTunes, pero tal y como se encuentra ahora mismo, moverse detrás de una serie con más audiencia que "Bones" es un arma de doble filo, porque cualquier pérdida de audiencia con respecto a la serie precedente se nota más (caer de 13 millones a 8 es una caída bastante dura, si se diera el caso). La repetición del arrastre de "American Idol" está descartada, porque Fox lo suele usar para relanzar series nuevas y, este año, le toca el honor a "Glee". Quizás sea mejor aguantar el chaparrón y esperar, y ya veremos qué pasa cuando llegue enero. En teoría, Fox no va a hacer cambios en su parrilla en ese momento, menos los necesarios para acomodar a "American Idol" y "24", pero no es descartable algún movimiento de última hora, y ahí a lo mejor entra "Fringe". ¿Intercambio con "Lie to me", como sugiere la propia Kyra? Creo que es enviar a una de las dos series al patíbulo, o a las dos.

Por otro lado, Fox sigue sorprendiendo con su tratamiento de "Dollhouse", y no porque sea malo, al contrario (incluso a pesar de haber cambiado el orden de un par de capítulos, para no olvidar los viejos tiempos de "Firefly"). Joss Whedon debería estar buscando mesa en el mejor restaurante de Los Ángeles para agradecerle a Kevin Reilly que no se la carguen ya mismo y que emitan la segunda temporada completa (siguiendo la estrategia del año pasado con "Las crónicas de Sarah Connor", que los lunes era destrozada por las comedias de la CBS y los viernes, masacrada por "Entre fantasmas"). Sí, se van a ahorrar el sonrojo de que se pegue la gran castaña en los sweeps de noviembre y la mandarán a un piadoso hiato hasta diciembre, cuando tendremos un par de dobles raciones de capítulos hasta completar los trece pedidos (repito, a no ser que cambien de idea a última hora, pero en este caso no lo parece). Con ésta sí que pienso que moverla de los viernes es un suicidio, en plan "muere ahora o muere lentamente".

No quiere decir que, de repente, Fox se haya convertido en un dechado de buen hacer y trato exquisito hacia sus series, que os veo venir. A ver al final, en cuanto llegue la midseason, se vuelven otra vez locos y se dedican a jugar al Memory con la parrilla.
Publicar un comentario