16 octubre 2009

Los reyes de la casa

Los niños en las series, a veces, son un engorro. Reconocedlo. En ocasiones, tenemos que aguantar personajes molestos, gritones y caprichosos porque se supone que hacen gracia, o en los dramas son los típicos a los que les pasa de todo porque siempre es más fácil identificarse y sufrir como energúmenos cuando el centro de todas las desgracias es un crío. No sé a quién se le ocurrió la frase de que nunca se debe trabajar con animales ni con niños (se atribuye tanto a Hitchcock como a John Huston, creo), pero a veces lleva toda la razón. Acaban siendo un atajo para las tramas más melodramáticas y descaradamente sensibleras.

Sin embargo, otras veces, un niño bien elegido es todo un hallazgo y un punto extra para algunas series. "Modern family" ha encontrado un filón en Manny, el hijo de Gloria, la esposa más joven, y colombiana, de Jay, el patriarca del clan familiar que centra la comedia. Manny, interpretado por Rico Rodríguez II (tiene un poco nombre de boxeador, ¿no?), no deja de ser un crío de 10 años al que se padre biológico no hace mucho caso, aunque él lo idolatre, y que tiene que intentar llevarse bien con un padrastro que podría ser su abuelo. Pero es tan natural, incluso cuando se pone pesado, y tiene de vez en cuando unas ocurrencias tales, que no sólo se le perdona, sino que hay que estar siempre atento ante cualquier cosa que salga de esa boquita. Su intento de confraternizar con su "hermana", la hija de Jay, bien prueba la grandeza de Manny.

De hecho, es la pareja perfecta para la verdadera reina de los niños televisivos en USAmerica ahora mismo, Bridget DuBois en "Medium". La naturalidad de Maria Lark y lo acertadas que están las tres hijas de Joe y Allison, con una dinámica de peleas y de cariño entre hermanas muy creíble, es siempre uno de los mejores momentos de cada capítulo. Bridget tiene una personalidad propia a veces un poco excéntrica, casi siempre intentando fastidiar a Ariel y arrastrando a la "conspiración" a Marie (que apunta maneras), siempre tiene alguna frase ingeniosa a punto y sus sueños y visiones suelen protagonizar subtramas realmente divertidas (excepto el de los dibujos animados de los monos, uno de los sueños más malsanos que ha hecho "Medium"). Cualquier episodio que implique a Joe y Bridget haciendo algo juntos suele dejar grandes momentos, porque su padre siempre se queda alucinado con las cosas de su hija mediana.

Entre Manny y Bridget se podría hacer una serie sólo sobre niños, aderezada con las incorrecciones de todo tipo de Stewie Griffin (con cuentagotas, para no cansar) y con la aparición estelar de Maggie Simpson, que se ha pasado 20 temporadas prácticamente sin decir ni una palabra (creo que, como mucho, dice una vez "Papá") y que es mi personaje favorito de "Los Simpson" de largo. También podríamos traer del baúl de los recuerdos a Malcolm y Dewey.
Publicar un comentario en la entrada