14 octubre 2009

Cómo la CBS conoció a los jóvenes



Estamos de acuerdo en que, sólo en su tercera temporada,"The Big Bang theory" se ha convertido en una de las series más cool, más comentadas entre los jóvenes y que más rápidamente ha cambiado en parte la forma en que se percibe la CBS, una cadena que funciona muy bien sin salirse de su método de sota, caballo y rey para desarrollar series (procedimentales, sobre todo). Sin embargo, aunque Sheldon y compañía se hayan convertido, además, en los protagonistas de una de las sitcom más vistas, con medias de 12 millones de espectadores (gracias a la audiencia que hereda de un lead-in tan potente como "Dos hombres y medio"), no fueron ellos los que empezaron a allanar el camino para que, por lo menos durante una noche, la CBS atraiga el tipo de audiencia joven y cool que les encanta a los anunciantes.

Fue "Cómo conocí a vuestra madre" la que preparó el terreno para el éxito de los frikis creados por Chuck Lorre, y eso a pesar de que sus audiencias han sido constantes, aunque no estratosféricas (oscilan entre 8,5 y 9,5 millones de espectadores), y en las primeras temporadas siempre había suspense para ver si sería renovada o no. Al inicio, era el ojito derecho de los críticos, pero poco más, y no fue hasta la mitad de la tercera temporada cuando empezó a adquirir más visibilidad, coronada con la nominación al Emmy a la mejor comedia este año. Aunque el punto de partida era bastante normal (las peripecias de cinco amigos en Nueva York), la forma de contarlo era original, utilizando la táctica de "Aquellos maravillosos años" para crear bromas, chistes, trucos para fidelizar al espectador y provocar también conversaciones y teorías como si fuera "Perdidos".

Le costó un poco entrar en calor y, después de una estupenda e insuperable segunda temporada, puso el listón muy el alto para los siguientes capítulos, en los que ha sido muy habitual que los fans nos quejáramos de que era irregular, de que había perdido la chispa, de que Ted es soso o de que la Madre no importa lo más mínimo (es un macguffin, a nosotros no tiene porqué importarnos nada). En realidad, "Cómo conocí a vuestra madre" sigue siendo una estupenda comedia que trata a sus personajes de forma más tridimensional, y no únicamente como meros "escupidores" de chistes. Cinco temporadas son muchas para mantener siempre el alto nivel de su segunda tanda de capítulos, pero siempre se las arreglan para encontrar una nueva forma de explicar una ruptura sentimental, o la búsqueda de un nuevo piso o la adoración de cosas absurdas como un barril, o la música que te gustaba de adolescente o un viejo coche.

"Cómo conocí a vuestra madre" se ha mantenido como algo divertido, simpático e inteligente incluso a pesar de la poca confianza de la CBS en ella al principio y a que, en esta temporada, le toca defender el peor horario del bloque de comedia de los lunes, el que lo abre a las 8. El factor sorpresa del principio se ha perdido, claro, y a veces parece que le perdemos el respeto en favor del chico nuevo y guay de la clase. La panda del McLaren's no son pesos mosca en esto de la comedia.
Publicar un comentario en la entrada