04 octubre 2009

Para toda la familia

1.- Las comedias familiares parecían haber caído en el olvido ante el empuje de las sitcoms con puntos de partida un poco menos tradicionales, o que optaban por comedias de oficina. Como bien recuerdan por aquí, incluso ésas últimas hablan de una familia, si bien no unida por lazos de sangre, así que tenía que llegar el momento en el que aparecieran las herederas de "Malcolm", de "Cosas de casa" o hasta de "Los problemas crecen". Este año, de hecho, parece que la tendencia en las comedias es centrarlas otra vez en la familia (hasta "Frasier" tenía ese centro), y parece que la más destaca de todas es "Modern family". Forma parte de la apuesta de la ABC por el género para la noche de los miércoles, formando equipo con "Hank" y "The middle", y es la que está logrando, por ahora, las mejores críticas. Lo cierto es que, sin haber visto las demás, "Modern family" está poniendo las primeras piedras para ser una comedia fiable y sólida, apoyada en un humor que procede de los personajes, algunos memorables ya sólo con dos capítulos (como Cameron y su vena "drama queen" y Phil y su rollo de "soy un padre colega").

La serie sigue a tres familias como si estuvieran siendo el objetivo de un documental, en un estilo formal muy similar al de "The Office", con parlamentos a cámara y todo: tenemos al hombre mayor que se casa con una exuberante mujer más joven, y con un hijo de una relación anterior; está la familia tradicional de padre, madre y tres hijos, y está la pareja homosexual que acaba de adoptar una niña en Vietnam. Por ahora, todas las cosas que les pasan, incluso aunque algunas sean un poco exageradas, son perfectamente creíbles y verosímiles dentro del mundo de esos personajes. En estos dos primeros capítulos hay diálogos ingeniosos y algunos gags que, como ocurre en "Cómo conocí a vuestra madre", no pierden de vista la humanidad de los personajes e intentan no caricaturizarlos (Phil aún está en riesgo de acabar así, a pesar de ser sumamente divertido por ser un completo bobo). Y, como punto extra, tienen a Ed O'Neill, el protagonista de una sitcom familiar clásica como "Matrimonio con hijos".

2.- Una de las familias más veteranas de la tele estadounidense son los DuBois de "Medium", que superaron la crisis de ser cancelados por la NBC al ser rescatados por la CBS y, de paso, convertirse en la serie más vista de la noche de los viernes, formando tándem con "Entre fantasmas". Cualquiera pensaría que, después del cliffhanger con el que acabaron la quinta temporada, y para aprovechar el cambio de cadena, empezarían la sexta con algo espectacular, pero se han mantenido fieles a su estilo. No es ningún spoiler revelar que Allison se despierta de su coma (¿qué harían en la CBS si no?), y es interesante ver cómo tratan su recuperación y su vuelta a la vida normal. Lo más divertido es ver cómo el coma acaba siendo una especie de metacomentario sobre el agitado verano en los despachos que ha tenido la serie.

Los DuBois funcionan porque ofrecen un retrato familiar muy creíble (Marie está a esto de quitarle a Bridget el puesto de la crack de la familia, y casi sin hablar), apoyado siempre en el retrato de la relación entre Joe y Allison, lleno de pequeños momentos, de discusiones y de reconciliaciones, y de ligeros toques de humor como los que suele haber en nuestra vida cotidiana. Por supuesto, no han olvidado cómo presentar las sueños de Allison de tal modo, que transmiten siempre muy malas vibraciones, muchas veces logradas con unos encuadres inusuales para la escena que se retrata y con unas elecciones musicales muy apropiadas. Por supuesto, lo mejor es ver cómo la NBC canceló una serie de éxito para que se la llevara la competencia. Pero la ingeniería contable es lo que tiene.

Música de la semana: A este paso, vamos camino de que "Glee" cope esta minisección todas las semanas. Pero es que se lo está ganando. La semana pasada contaron con la presencia de Kristin Chenoweth y organizaron un montaje paralelo muy de película musical entre ella y Lea Michelle cantando "Maybe this time", de "Cabaret", y además acabaron con una elección no por conocida menos habitual para el prime time yanqui: "Somebody to love", de Queen. De la que, por cierto, hizo George Michael una gran versión en el concierto homenaje tras la muerte de Freddie Mercurt, cantando con el resto del grupo.
Publicar un comentario