24 octubre 2009

El error de Cavil

AVISO: Esto sólo es para quienes no hayan visto nunca "Galáctica" y estén planteándose hacerlo, o para los que todavía no la hayan acabado. "The plan" sólo debería verse una vez hayamos visto el último episodio. De hecho, el orden de visionado correcto de toda la serie es la miniserie, las dos primeras temporadas, los webisodios "The resistance" (opcionales), la tercera temporada, "Razor", los 10 primeros episodios de la cuarta temporada, los webisodios "The face of the enemy", los 10 capítulos finales y, finalmente, "The plan". Hace tiempo escribí ya algo para intentar que los "profanos" se acercaran a la serie. So say we all.

Primero, digamos que "The plan" tiene el mismo problema que "Razor", que es contarnos otra vez cosas que nosotros ya hemos visto y que ya sabemos cómo tuvieron lugar, incluso aunque nos las cuenten desde otra perspectiva. Si "Razor" se ocupaba de mostrarnos lo que había hecho la nave Pegasus desde el ataque a las Colonias hasta que se encuentra con Galáctica, "The plan" tiene ante sí una tarea más complicada, porque enseña desde el punto de vista cylon buena parte de los desarrollos más importantes desde la miniserie hasta el final de la segunda temporada, y todos mostrándonos el plan de Cavil para destruir a la Humanidad como un castigo hacia los Cinco Últimos cylones, su venganza particular hacia ellos. Así que es realmente curioso ver momentos de esas dos primeras temporadas (el ataque a las Colonias, Shelley Godfry, la resistencia organizada por Sam en Caprica, el intento de asesinato de Adama o las dudas de Tyrol) intercalados entre la trama principal, que no es más que los diversos intentos de Cavil de aniquilar de una vez por todas a los humanos que sobrevivieron el genocidio inicial.

Pero no es tan fácil, porque Cavil no cuenta con que los diferentes modelos de "pellejudos" enviados a vivir entre los humanos, a infiltrarse entre ellos para luego atacarlos desde dentro, evolucionan, aprenden a desarrollar las capacidades humanas con las que los Cinco Últimos los crearon y, como le ocurre a uno de los Cuatros (uno de los Simon), prefieren suicidarse antes que hacer daño a los humanos que aman. Es interesante ver en más detalle el "despertar" de Boomer como agente durmiente, sus dudas y su convencimiento de que lo único real en su interior es, precisamente, su lado humano. Algo, que por otro lado, persiguen las Seises desde el principio de la serie, lo que las hace tan interesantes y tan diferentes entre sí. Todas quieren sentir emociones humanas y son mucho más conscientes que Cavil que su plan está destinado al fracaso. Como el Cavil de Caprica le recuerda al que está a bordo de Galáctica, su estrategia para eliminar a los humanos es un error. Eso nunca le devolverá el favor y el amor de sus "padres", de los Cinco Últimos, porque ellos todavía querrán más a esas criaturas imperfectas y pecadoras. El diseño humano de los cylones es falible por definición.

Los cylones, con esas claras ascendencias de los replicantes de "Blade Runner", siempre han sido uno de los grandes hallazgos de "Galáctica". Empezamos viéndolos meramente como el enemigo, los malos a los que hay que vencer si los humanos no quieren ser exterminados, y sólo tenemos unos pequeños momentos en los que vislumbramos que son más que máquinas programadas para matar, protagonizados al principio por Seis y luego por las Ochos. Su evolución, su aprendizaje y su desarrollo de identidades propias e individuales, diferenciadas del resto de modelos y de los de su propia "línea de producción", como dice Roslin, siempre ha sido de lo más logrado y más interesante. Y, del mismo modo, los esfuerzos de Tigh y de la propia Kara Thrace al final por saber qué les hace ser quienes son, se entroncan con esa búsqueda de la propia identidad que Cavil intenta desesperadamente controlar y aniquilar.

Quizá porque gran parte de lo que vemos en "The plan" ya lo hemos visto antes, y porque su tema principal es mostrar las razones de Cavil para empezarlo todo, puede hacerse pesada. Yo no lo veo así, pero si nunca te han gustado especialmente los cylones, sobre todo el lado de los cylones que muestra el final de la serie, probablemente tampoco te convenza esta película. Lo que sí me ha dejado bien claro es que "Galáctica" se echa especialmente de menos en un panorama televisivo como el actual. Pero es producto de su tiempo. Con todo lo que eso conlleva, quizás no habría podido ser posible, ni habría sido así, si no hubiera empezado a ponerse en marcha cuatro meses después del 11-S. Como pedía Kara Thrace al final de la serie, nunca será olvidada.
Publicar un comentario