14 junio 2010

El mal ejemplo de Batman

De entre todos los superhéroes con la capacidad de volar, la fuerza sobrehumana o el poder de leer mentes, siempre ha habido otros cuyos únicos superpoderes era una forma física de atleta olímpico, un gran ingenio, una cuenta corriente muy, pero que muy saneada y un montón de aparatitos y gadgets que suplan que no les picó una araña radioactiva o no recibieron una "ducha" de rayos cósmicos. Los Batman y Iron Man de los cómics son la inspiración del pobre Dave a la hora de enfundarse el "pijama" verde de su identidad heroica, por mucho que él se compare con Peter Parker y su cualidad de everyday-man cuando no es Spider-man. Pero claro, Dave no tiene el entrenamiento ni el dinero de Bruce Wayne y Tony Stark. Sólo es un adolescente geek colgado de una compañera del instituto, amante de los cómics y decidido a darle un poco de salsa a su vida convirtiéndose en un vigilante enmascarado (con lo que, en parte, sí se parece bastante a Parker).

El cómic "Kick-Ass" en el que se basa la película es celebrado por ser una vuelta de tuerca gamberra y violenta al género de los superhéroes, un "Watchmen" mucho menos trascendental y con más humor negro. La adaptación al cine de Matthew Vaughn tiene un humor retorcido y desmitificador sobre todo al principio, cuando Dave se introduce en el mundo de los superhéroes y se da cuenta de que hay que estar muy loco, y no tener nada que perder, para hacerlo. Mark Millar, el guionista del cómic, afirmaba en una entrevista que se basó libremente en una noticia que vio en un periódico, en la que se contaba la muerte de una paliza de un chico que también se había creído un superhéroe. Para rizar aún más el rizo de la incorrección, la verdadera máquina de matar de la cinta, la asesina implacable al nivel de los 88 Maníacos de O-Ren Ishii, es una niña de 11 años con coletas y cara de pilla, apodada Hit Girl, y que ayuda a su padre, enfundado en un disfraz como el de Batman, a vengarse del mafioso Frank D'Amico.

Las críticas feroces que ha levantado Hit Girl son de esperar. Pero ésto no deja de ser casi una parodia, una farsa del género de los superhéroes (como digo, especialmente al principio), protagonizada por un grupo de jóvenes que intentan saber quiénes son y qué quieren hacer con su vida. Resulta difícil no simpatizar un poco con Dave, un loser típico al que interpreta un actor joven en ascenso, Aaron Johnson, y entre cuyos amigos podemos encontrar varias caras más conocidas por salir en la tele, como Clark Duke ("Greek") o Lyndsy Fonseca (la hija de Ted Mosby en "Cómo conocí a vuestra madre"). Además, Nicolas Cage debe hacer uno de sus mejores papeles en mucho tiempo, a la vez triste, heroico y patético. Y para completar las influencias tarantinianas, la banda sonora también recicla temas de otras películas; en este caso, los de "La muerte tenía un precio" y "28 días después".
Publicar un comentario en la entrada