18 junio 2010

El río que cruzó César

A veces, las cadenas estadounidenses tienen un modo muy curioso de promocionar sus series nuevas. Fox lo hizo el año pasado emitiendo el piloto de "Glee" en mayo, justo después del final de "American Idol", aunque luego la serie no debutó de verdad hasta septiembre, y AMC ha hecho algo similar con "Rubicon", cuyo primer episodio se vio el pasado domingo, acompañando al final de la tercera temporada de "Breaking Bad", pero que no empezará en serio hasta el 1 de agosto. Es la tercera ficción de producción propia del canal, creada por Jason Horwitch (que hasta ahora sólo tenía en su haber "Medical Investigation"), y por lo visto en ese capítulo inicial, va a deberle mucho a los thriller políticos de los 70 (a mí se me vino a la cabeza "Los tres días del cóndor").

También confieso que hubo un momento concreto que me recordó al Sindicato de "Expediente X", pero sólo porque ese grupo de poderosos en la sombra y los compases iniciales de la Conspiración también estaban modelados según aquellas cintas dirigidas por Sydney Pollack, Alan J. Pakula o John Frankenheimer. En "Rubicon", la conspiración y la intriga se va a ir construyendo poco a poco, dando tiempo a las piezas a que se coloquen en su sitio y se dén cuenta de lo que se están jugando. Con ese título, por otro lado, no es difícil imaginar cuál puede ser el propósito último de esta conspiración; al fin y al cabo, el Rubicón era el río de Roma que no podía cruzarse con las legiones, so pena de considerarse traición. Julio César lo hizo para iniciar una guerra civil contra Pompeyo y reclamar el gobierno de la República para él solo.

Una cosa curiosa de la serie es que sus protagonistas trabajan en un think tank, una de esas instituciones de las que nadie sabe muy bien a qué se dedican, más que nutren de ideas a los gobiernos de turno. El ambiente del Instituto de Política Americana en el que trabaja Will Travers (James Badge Dale post-"The Pacific") está además muy logrado en el sentido de que se comprende perfectamente que la gente se pueda volver un poco loca o paranoica de más trabajando allí. Habrá que ver en agosto cómo sigue todo, pero yo tengo mucha curiosidad.
Publicar un comentario en la entrada