28 junio 2010

Casos sueltos y besos invisibles

1.- Tanta lata hemos dado alabando la segunda temporada de "Fringe" (y comentando sus dos capítulos finales), que supongo que era inevitable que mucha gente esté descubriéndola, o dándole una segunda oportunidad, este verano. Sin embargo, no es raro leer o escuchar quejas de que es demasiado procedimental y que sólo interesan los capítulos que se centran en la mitología, hasta el punto de que hay quien considera que los "monstruos de la semana" son episodios de segunda. Esto ha sido tema de arduo debate entre varios blogueros (ellos saben quiénes son), porque uno quería recuperar "Fringe" pero sin ver los capítulos autoconclusivos, sólo con algunos escogidos que fueran relevantes para el arco que centra el final de la segunda temporada.

Ya sabéis que yo soy inmune a esa alergia a los autoconclusivos (y a los procedimentales) generalizada por la blogosfera. Si bien es cierto que algunos de los casos sueltos de "Fringe" no pasaban de entretenidos, hay que tener en cuenta que muchos de ellos acaban teniendo relación con la mitología aunque no lo parezcan (aquí siguiendo las enseñanzas de "Expediente X" y capítulos como "Museo Rojo", de la segunda temporada), y que en bastantes la continuidad viene dada por la evolución de los personajes. Hay un par de episodios autoconclusivos en los que lo que se desarrolla es el creciente sentimiento de culpa de Walter por lo que hizo por Peter. Además, en "Fringe" no se pueden coger sólo algunas partes y descartar otras, o se puede, pero no se disfruta igual. La suma de todas sus partes es lo que hace a la serie como es.

2.- Hoy es el día del Orgullo Gay y resulta interesante traer a colación una de las últimas controversias surgidas, principalmente, al calor de las próximas nominaciones a los Emmy. Concierne a "Modern family" y a una de sus parejas, Cam y Mitchell, que han recibido no pocos elogios por retratar de modo natural y sin traumas a una pareja gay. Sin embargo, algunos sectores se quejan de que nunca los hemos visto besarse, cuando sí ha ocurrido con otros. En "Gold Derby" tocan este tema con Ty Burrell, que interpreta a Phil, y Burrell indica que, en realidad, los únicos que han compartido besos en pantalla han sido Phil y Claire (ni siquiera recuerdo si Hayley y "D-Money" Dylan lo han hecho, supongo que sí), y que no sólo Cam y Mitchell, sino que Jay y Gloria tampoco se han besado. Burrell opina, de modo similar a los guionistas, que esa circunstancia dice mucho de la personalidad de esos personajes, y que si esta situación se trata finalmente en la segunda temporada, no se hará de ningún modo excepcional.

La verdad es que es, como de costumbre, ganas de buscarle tres pies al gato. Cameron y Mitchell se presentan como cualquier otra pareja y, específicamente, como otros padres cualquiera que adoptan a una niña muy pequeña y han de aprender a ajustar el centro de su vida alrededor de ella. Sus problemas son los mismos que los de cualquier otra pareja que lleva junta bastante tiempo, y en su retrato no tiene mayor importancia que los dos sean del mismo sexo. Eso no es lo que les define. Los creadores de la serie afirman que Mitchell tiene ciertos problemas con las demostraciones de cariño en público, pero no hacía falta que nos lo dijeran. Justo que no lo hayamos visto besarse con Cam ya nos lo está insinuando.
Publicar un comentario