12 junio 2010

La sombra del final

Ayer, "Ohhh! TV Podcast" grabó uno de esos programas monográficos marca de la casa, esta vez referido a "Perdidos" y, principalmente, a su final. Estuvo interesante porque, además de los responsables del podcast y de tres invitados vía Skype (Adri, CJ Navas y una servidora), también contaron con opiniones grabadas de varios blogueros, que contaban qué les había parecido el cierre de la serie y cuáles habían sido sus personajes y momentos preferidos. También les habían hecho a algunos una pregunta: Una vez vista hasta el final, ¿recomendarías "Perdidos"? La respuesta de Alberto, de "Diamantes de serie", fue bastante contundente; no. A él, ese último episodio no sólo no le gustó, sino que le decepcionó, le confirmó que todo había sido una tomadura de pelo y cambió por completo cualquier buen recuerdo anterior que tuviera de "Perdidos". Sólo por el final, no se la recomendaría a nadie.

¿Puede un final arrojar tal sombra sobre una serie (no una miniserie de 10 capítulos) como para hacer desistir a quienes nunca la han visto de su visionado? En el otro extremo, CJ Navas reconocía que a él no le había gustado el final de "Los Soprano", pero que recomendaría la serie sin ninguna duda. Dejemos aquí de lado discusiones rayanas en el gafapastismo sobre las virtudes y defectos de una u otra y si "engañan" o no al espectador. En este caso, no es relevante. Imagina que recomiendas una serie de 7 temporadas diciendo: "Y el final es genial, coherente con lo que ha pasado antes y un cierre estupendo". Pueden replicarte perfectamente: "Ya, pero son 7 temporadas. Hasta llegar al final, ¿está bien o no? Me da igual que el final sea muy bueno si para llegar a él me aburro".

La saga de "Canción de hielo y fuego" son siete libros (o eso afirma su autor, George R.R. Martin). La espera para llegar hasta el último va a ser larga, porque Martin ni siquiera ha acabado el quinto. Si su cierre es decepcionante, ¿todo lo anterior no habrá valido para nada? No sé si es sano enfrentarse a algo tan largo sólo con la expectativa del final y supeditándolo todo a que sea satisfactorio. Al menos, ése es mi punto de vista. Cuando le recomiendo a alguien "Expediente X", en las razones para que la vean casi nunca entra mi opinión del final (un bajonazo importante, mucho más abierto que el de "Perdidos", y eso que te explican casi todo). Creo que no está a la altura de todas las temporadas anteriores (especialmente, las cinco primeras), pero eso no quita para que siga siendo una gran serie y que se pase muy bien viéndola.

Pero también es cierto que su cierre no posee el mismo carácter cíclico que el de "Perdidos". Hay quien se enfrentaba a él esperando que cerrara el círculo iniciado en la primera temporada, cuando era más una historia lineal, y no circular. No sé explicarme mejor, ése es mi punto de vista. Tenemos derecho a sentirnos decepcionados si algo no nos gusta, por descontado. El radicalismo de las opiniones al respecto no hace más que probar que "Perdidos" es más que una serie de televisión.
Publicar un comentario