29 septiembre 2010

El cable en las networks

La cancelación de "Lone Star" tras sólo dos episodios, por culpa de unas audiencias que casi hacían parecer a "Dollhouse" algo como "American Idol", ha hecho que los críticos estadounidenses inicien un interesante debate sobre por qué la serie con mejores críticas de los estrenos de las networks se ha pegado tal castañazo y si esto significa que las cadenas van a dejar de probar cosas diferentes y van a quedarse con la sota, caballo y rey que saben que les funciona. En medio de todos los artículos que se han escrito, hay uno muy interesante que expone que la idea de hacer una serie tipo cable en una network es contraproducente porque unas y otros juegan en ligas diferentes y las series que producen no pueden compararse en igualdad en condiciones.

En el cable suelen hacerse temporadas más o menos cortas de unos 13 episodios, generalmente, y la búsqueda de cosas nuevas y originales sirve para crear imagen de marca y diferenciarse de las otras cadenas en la atracción de nuevos abonados. A los creadores se les da más margen y hay menos injerencias de los ejecutivos en el proceso creativo, que puede orientarse a audiencias más fragmentadas, a un nicho muy concreto. Es muy probable que se le conceda a un estreno toda la primera temporada antes de decidir si continúa o es cancelado. En las networks en abierto, el modelo es diferente. La supervivencia de una serie depende de su audiencia (que determina los ingresos por publicidad), y el margen de maniobra es bastante escaso (los sweeps de noviembre imponen mucho). Aunque de vez en cuando se hagan cosas diferentes, se intenta al mismo tiempo que llegue al mayor número de público posible, incluso aunque acabe siendo un poco "de nicho", los ejecutivos de la cadena opinan más sobre la creación de la serie y hay que rodar 22 capítulos, generalmente. Lo que el artículo propone es juzgar las series por los méritos que tienen dentro de su modelo de emisión.

Utiliza como ejemplo a Shawn Ryan, que para las networks fue productor ejecutivo de media temporada de "Lie to me" y de "The unit", y que para FX creó "The shield" y, ahora "Terriers". Las dos últimas están hechas con una visión y de un modo que las abocaría seguramente al fracaso en un canal en abierto, y será interesante ver qué pasa con "Ride-along", policiaco de midseason para Fox que también intenta trasladar algunas de las características del cable a una network. El otro ejemplo que utiliza el artículo es "The good wife", un drama que ha conseguido, para estar en la CBS, unos niveles de coherencia, mezclas narrativas y sutileza dignos de mención, pero que tendrían que ser un poco más atrevidos (y no me refiero al sexo, que os veo) si se emitiera en el cable. Las circunstancias determinan que una serie acabe siendo de un modo u otro según la estructura empresarial en la que se realice. A veces, como en todo, hay sorpresas.
Publicar un comentario en la entrada