06 septiembre 2010

Las enseñanzas de Crews y Reese

Es inevitable que, tiempo después de que algunas series se hayan acabado, eches de menos sus personajes, sus situaciones o sus títulos de crédito, por ejemplo. Al fin y al cabo, te has pasado horas y horas en su compañía. A veces, viendo las series que pueblan actualmente las parrillas, puedes sorprenderte deseando ver aparecer por ahí a Starbuck repartiendo a diestro y siniestro, o a Olive Snook y Emerson Cod simplemente intentando compartir cuadro, o pensando en lo que echarás de menos oír ciertas sintonías todas las semanas cuando su serie termine. Con la invasión de series de policías que estamos teniendo en las últimas temporadas en Estados Unidos, confieso que más de una vez me he visto echando de menos "Life", un procedimental que yo empecé a ver tarde, por recomendaciones en otras webs, y cuya cancelación al cabo de sólo dos temporadas fue realmente un pequeño disgusto teléfilo.

En realidad, lo que echo de menos es a los detectives Charlie Crews y Dani Reese, o lo que es lo mismo, la estupenda pareja que formaban Damian Lewis y Sara Shahi, dos actores que, a priori, no pegaban mucho (menos aún físicamente), pero que demostraron tener una dinámica y una química que se echa en falta en otras series cuyos protagonistas, en teoría, deberían ser más que compañeros de trabajo. Crews y Reese, como es de recibo en estos casos, empezaban siendo completamente opuestos uno del otro; él, optimista y zen como reacción a los 12 años que pasa en la cárcel por un crimen que no cometió; ella, seria y profesional para intentar dominar los demonios que la llevaron de cabeza a las drogas y el alcohol. Con el paso de los episodios, "Life" fue limando esas asperezas y esa fachada de sus dos protagonistas, pues Charlie escondía una peligrosa ansia de venganza y Dani estaba más necesitada de contacto humano de lo que ella habría admitido nunca.

"Life" se caracterizó por un peculiar sentido del humor (cristalizado en unos gags visuales brillantes en la segunda temporada), y gran parte de él venía del contraste de personalidades entre Crews y Reese, que fue haciéndose más sutil con el correr de los episodios. Sus interacciones eran muy divertidas, y sus diálogos en el coche, de premio (a la altura de los mejores momentos de Mulder y Scully o Booth y Brennan). Los dos van acercándose más, trabajando cada vez mejor como compañeros, hasta el punto de terminar pensando de modo similar. La química que había entre ellos no era de tipo tensión sexual no resuelta, sino de camaradas, y funcionaba muy bien. No era forzada y se veía desarrollarse de modo natural, lo que todavía hacía más entretenido verlos.

Yo sí que habría visto a Crews y Reese simplemente llevando la colada a la lavandería, porque de verdad que eran la principal razón para seguir todas las semanas "Life", a pesar de su periplo por la parrilla de la NBC en su segunda temporada que, por supuesto, no auguraba nada bueno. La serie no siempre estuvo a la altura de su potencial (al principio, todo descansaba sobre los hombros de Damian Lewis) y, curiosamente, la conspiración que Crews intenta desentrañar, aunque es el hilo que recorre todos los episodios, no interesa demasiado. Lo divertido era ver a los dos detectives en acción, y cuando funcionaban a pleno rendimiento, compensaba cualquier caso flojo o previsible. Porque Crews y Reese pocas veces eran previsibles.

P.D.: La idea de esta entrada ha vuelto a surgir gracias a Twitter. Para que luego digan que es la muerte de los blogs.

16 comentarios:

satrian dijo...

Sus diálogos eran increibles, como el que domina tu blog, fue una gran serie, que como era un procedimental, cuidado con ellos, mucha gente no la vió.
Echo mucho de menos a Crews y a Reese, y un poquito también a Ted.

Antara dijo...

Yo amaba Life y amé su final, todavía los extraño mucho y pienso en ellos. La pillé por primera vez en la tele, en uno de esos parones que AXN toma y repite la temporada, por lo que enganché con la segunda inmediatamente. Sarah Shahi no me conquistó especialmente en The L Word (sí, la quise, pero no era mi favorita), pero acá me gustaba mucho. Ni hablarte de él, creo que todavía es mi ídolo. Una gran pareja, unos grandes diálogos y no había TSNR en teoría, pero uno quiere que estén y terminen juntos. Quienes vieron el episodio final saben de qué les hablo.

Tan de acuerdo con lo que dices sobre los blogs, los nuestros no se mueren, sino que se alimentan de las discusiones que empiezan en twitter. :D

PD: Blogger ha habilitado un filtro antispam para los comentarios. Ya puedes deshabilitar la opción de palabra de verificación. Si quieres, claro. ;)

Crítico en Serie dijo...

Ha sido entrar al blog que me he quedado boquiabierta. ¿Eres rápida de reflejos, eh?

Lo curioso es que tú y yo amamos a Crews y Reese a pesar de no jugar a la TSNR... pero al final nos la colaron. Yo la compré. ¿Y tú?

Spidermarga dijo...

Life es de esas que de vez en cuando echo mucho de menos. Viendo The Closer sobre todo. Con una buena serie de policías echo de menos otra buena serie de policías.

LiPooh dijo...

Aún maldigo su cancelación!!! Es una serie que adoro por la pareja que hacían Crews y Reese, pero también por todo lo que rodeaba la serie: los secundarios, el humor, los casos. Ayy, con tu entrada me han dado ganas de revisionarla!!!

Saludicos.

Anónimo dijo...

[dos actores que, a priori, no pegaban mucho (menos aún físicamente), pero que demostraron tener una dinámica y una química que se echa en falta en otras series cuyos protagonistas, en teoría, deberían ser más que compañeros de trabajo] Castle quizás?? jajaj es que siempre los pones de ejemplo ;)

Odio profundamente a los que cancelaron esta serie. Era muy buena y Crews el mejor...

Gobi dijo...

Yo me pegué un empacho con la segunda temporada que no fue normal. Además, cuanto más avanzaba, más me parecía que jugaban con el humor negro. Creo que se atrevieron a hacer bastantes cosas, no a limitarse a hacer un procedimental de libro. Y a lo mejor por eso sólo llego hasta la segunda temporada. Eso sí, ya querrían muchas cerrar así, no por la trama principal, sino por la sensación de haber compartido algo con la propia serie.

MacGuffin dijo...

Sí que ne refería a Castle, sí, pero es que siempre le cae la misma colleja de que sus protas no tienen tanta química como sus responsables creen :).

Crítico, ha sido leerte en Twitter y pensar que tenía que hacer la entrada. Yo no compré tanto la TSNR que nos intentaron colar en el último capítulo, pero como era el último, pues bueno.

Y Lewis y Shahi hacían una gran, gran pareja.

Warren Keffer dijo...

Curiosamente, yo en principio me enganché a la serie porque parecía algo más que un procedimental al ofrecer una trama larga, pero conforme avanzaba, sobre todo en la segunda temporada, me gustó más su tono procedimental que la trama en sí, como bien indicas por la calidad de su pareja protagonista. Y te ha faltado añadir que el jefe funcionaba muy bien también.

MacGuffin dijo...

Con ese jefe de la 2ª temporada potenciaron más el lado humorístico, eso está claro. Lo que sí se me olvidó comentar es que Life sí sacaba partido al hecho de estar situada, y rodada, en Los Ángeles. Su uso de la luz era estupendo.

El Malvado Ming dijo...

Solo he visto algunos capítulos de la primera temporada pero me apetecía verla entera ¿tiene un final cerrado o me voy a cabrear? Todavía maldigo el final de "A close to home".

MacGuffin dijo...

El final está más o menos cerrado, Ming. Sabían que era probable que la cancelaran y el último episodio vale perfectamente como final de la serie.

OsKar108 dijo...

Cuanta razón tienes, que manera de lograr que se quieran cada vez más sin tener que basarse en "amor sexual". Es una pena, muy grande, que no pudiesen continuar con la serie, porque en la 2ª temporada mejoró en cuanto a sentido del humor general, y de sus protagonistas en particular. Se resuelve un poco precipitadamente, pero al menos se cierra bastante bien. Yo no "compré" esa TSNR ni al final, la quise interpretar como un amor "amistoso", casi como de hermanos; a veces te quedas con lo que quieres que sea xD

¡Saludos!

OsKar108 dijo...

P.D. Se nota tu cariño por la serie, en que ya has usado varias frases/conversaciones en tus (estupendas) cabeceras.

¡Saludos!

MacGuffin dijo...

Oskar, esas conversaciones son demasiado buenas para desaprovecharlas :)

Cordelia Naismith dijo...

Yo también les echo de menos, ay, que injusta es la vida del teléfilo...
Crews le daba un sentido de humor increíble a toda la serie, no sólo en sus escenas con Reese. Y no me quiero poner gafapastica pero lo fotografía era maravillosa.

Ted: There are naked women in the pool.
Charlie: Ted.
Ted: Yeah?
Charlie: I've made a decision.
Ted: What's that, Charlie?
Charlie: I'm going swimming.
Ted: No man would hold that against you.
Life 2x09 Badge Bunny