28 septiembre 2010

La decisión de Myka

ALERTA SPOILERS: Sé que muchos no veis "Warehouse 13" ni os importa, pero para los que sí la sigáis y aún no hayáis llegado al final de la segunda temporada, ya os advierto que se contarán las implicaciones de la aparición de H.G. Wells.

No todas las temporadas va a parecer que muere alguien en el último episodio de "Warehouse 13". Como dice Artie, "no voy a morir todos los años". Pero sí hay un personaje que se marcha, dejando al equipo con una sensación de vacío no similar a la de la supuesta muerte de Artie en la primera temporada, pero desde luego importante. La última imagen de esta segunda entrega es el coche de Myka perdiéndose por lel desierto del Dakota del Norte, alejándose del Almacén. Todas las advertencias que le hacen sobre las consecuencias que puede acarrear trabajar allí cristalizan en su peligrosa cercanía con H.G. Wells, que siendo la mala siempre nos hacía dudar de la pureza de sus intenciones, incluso motivadas por algo tan dramático como perder una hija. H.G., por supuesto, los traiciona, y aunque Myka termina salvando al mundo, haberse dejado embaucar, con las consecuencias que ese puede conllevar, la lleva a marcharse.

No es que "Warehouse 13" sea muy ducha manejando dilemas éticos y morales, pero aunque sea en ese abandono de la agente Bering tenía que verse el tema recurrente de que los agentes del Almacén se ven muy afectados por su trabajo en él. Ha sido el momento quizás más serio de una temporada que ha tenido varios artefactos realmente ingeniosos, como la cámara que convierte en realidad lo que proyecte (que pueden ser viejas películas de un actor de serie B), y han aprovechado la excusa de H.G. Wells para marcarse un capítulo de viajes en el tiempo menos previsible de lo que pudiera parecer (y pequeño homenaje a "Mad Men" de paso). Claudia ya es miembro de pleno derecho del equipo mientras el misterio alrededor de la señora Frederic no hace más que complicarse. Tampoco sabemos más sobre los regentes, cuya presencia ha sido bastante testimonial, con la excepción de Mark Sheppard.

¿Pero acaso importa todo eso? La serie ha afianzado su condición de show de más éxito de Syfy, permitiéndose un crossover con "Eureka" y anunciando, si yo no recuerdo mal, un capítulo navideño que, al parecer, afrontará la partida de Myka. Pueden permitirse ser un divertimento ligero en el que su reparto transmite buen rollo y en el que lo que cuenta es entretener. Syfy no es AMC, o HBO, o FX. Aunque tuviera a "Galáctica" y ahora disponga, de momento, de "Caprica" y de "Stargate Universe", con su intento de hacer más trascendental la saga de las puertas estelares, su objetivo no es hacer series "importantes", que retraten los males de nuestra sociedad. Lo suyo son los entretenimientos estivales con toques fantásticos. Y algunos los hacen bastante bien.
Publicar un comentario en la entrada