26 septiembre 2010

Los violentos años 20

Las películas de gángsters ambientadas en la época de la Ley Seca (entre 1920 y 1933) son un género en sí mismas. La Prohibición del alcohol impulsó niveles de crimen organizado inauditos hasta aquel momento, y contribuyó a lanzar a familias mafiosas y ha afianzarlas aún más en su poder. Si a eso se le unía un clima generalizado de corrupción política, el resultado no podía ser más que encontrarnos de repente en medio de la trama de una cinta protagonizada por James Cagney. El piloto de "Boardwalk Empire" nos muestra el principio de todo, arrancando justo el día que empieza la Prohibición en Atlantic City, la "ciudad del pecado" original hasta el auge de Las Vegas. En sus casinos, sus bares y sus cabarets hicieron negocio casi todos los mafiosos de la costa Este, y los que no querían entrar en el negocio del alcohol clandestino, eran apartados sin miramientos.

Todo esto vamos a vivirlo a través de Nucky Thompson, el dueño de facto de Atlantic City y su imperio del paseo marítimo, que pasa de las corruptelas políticas a convertirse en un gángster, aunque él parece resistirse a ese último paso (Jimmy Darmody le dice claramente que no pueden ser gángsters a medias). A su alrededor se mueve una pléyade de personajes no sólo del mundo del hampa, sino que también representan a los inmigrantes europeos o a los ex combatientes de la Primera Guerra Mundial que están dispuestos a trabajar de lo que sea para salir adelante. América es la tierra de las oportunidades, así que tú sólo tienes que coger la que más te convenga, o creártelas tú mismo. Y todos ellos están entrelazados en una trama que, en el piloto, puede resultar un poco densa, incluso a pesar de su duración extra, pero que promete.

Se ha dado mucha relevancia al hecho de que Martin Scorsese dirige ese primer capítulo, escrito por el creador de la serie, Terence Winters, y que empieza a adaptar un libro de Nelson Johnson que cuenta el ascenso, corrupción y caída de Atlantic City. Scorsese es luego productor de la serie, pero es muy cierto que el piloto tiene sus marcas reconocibles por todas partes (la escena final, por ejemplo, y los momentos domésticos de unos cuantos personajes, sobre todo Jimmy), como si hubiera vuelto a las películas de mafiosos que le dieron fama y reconocimiento. Tiene nervio, nos lleva por una trama complicada, sobre todo para seguir a todas las familias mafiosas implicadas, y consigue su cometido de presentar las líneas maestras de lo que será "Boardwalk Empire" más adelante. La HBO parece que, ahora sí, ha encontrado su sustituto en público y crítica a "Los Soprano".

Música de la semana: Esta vez, tenía una duda entre dos opciones. Una era "The cave", de Mumford & Sons, que suena en ese estupendo piloto que casi nadie vio, el de "Lone Star". Pero luego vi estos títulos de crédito de "The walking dead" hechos por un fan, realmente impresionantes, y la opción final va a ser "Fresh blood", de Eels.

THE WALKING DEAD "Opening Titles" from Daniel Kanemoto on Vimeo.

Publicar un comentario