09 septiembre 2010

Un CSI galáctico

Cuando acaba una serie que ha tenido unos seguidores muy fieles e intensos, no es raro que entre ellos comenten noticias sobre la marcha de tal actor a tal serie o el nuevo proyecto de su creador, o el fichaje de sus guionistas por otra serie. Confieso que, como fan de "Galáctica", me atreví a seguir con la tercera temporada de "Héroes" porque habían fichado a Mark Verheiden, uno de sus productores ejecutivos en la última temporada. Esto sólo aplazó la muerte de esa serie para mí, pero no es tema que vayamos a tratar ahora. Los otros dos guionistas de la serie de Syfy que encontraron enseguida trabajo fueron Bradley Thompson y David Weddle, dos veteranos que se habían fogueado en las sagas televisivas de "Star Trek" como su jefe, Ron Moore, y como uno de los productores ejecutivos de "CSI", Naren Shankar, que se los llevó para esa serie.

Entraron a mitad de la novena temporada y de lo primero que escribieron fue "A space oddity", uno de esos episodios ligeramente humorísticos que "CSI" hace de vez en cuando, y que seguía también cierta tendencia de la serie, en las dos o tres temporadas anteriores, de conceder un poco más de protagonismo a los técnicos de laboratorio y, en concreto, a uno de los más peculiares, Hodges. A través de su amor por "Astro Quest", una vieja serie de ciencia ficción que aquí funciona como trasunto de "Star Trek", y de su cuelgue por Wendy, otra de las técnicos, y por obra y gracia de un asesinato en una convención de ciencia ficción, Thompson y Weddle montan un simpático homenaje-parodia a las situaciones clásicas de las space operas y, muy especialmente, a las aventuras de la "Star Trek" original.

Y, de rebote, también hacen clarísimas referencias a "Galáctica", pues el asesinado es un guionista que ha hecho un remake de "Astro Quest" y va a presentarlo a una convención repleta de fans cabreados; exactamente lo mismo que le pasó a Ron Moore cuando fue a presentar la miniserie de "Galáctica" ante los fans de la original (aunque él no sufrió ningún intento de asesinato. Moore hasta tiene un cameo en el capítulo, junto con Grace Park). El piloto de la nueva "Astro Quest" también está rodado en cámara en mano y con una música muy parecida a los tambores de "Galáctica" y, para rizar más el rizo, el director del capítulo era Michael Nankin, que solía dirigir los guiones de Thompson y Weddle para la serie. Curiosamente, ellos solían encargarse de escribir los capítulos más centrados en Starbuck y, cosas de la vida, en esta 11ª temporada de "CSI" van a incorporar a Katee Sackhoff como una detective que, en teoría, tendría que haber interpretado hace tres temporadas (alguien en la CBS decidió sustituir a Sackhoff por Lauren Lee Smith, que duró menos que un caramelo a la puerta de un colegio).

Por circunstancias diversas (casi todas achacables a que era la única serie que seguía por televisión), y a pesar de que me entretenía mucho, "CSI" y yo seguimos caminos separados a mitad de la octava temporada. No he vuelto a tener especial interés en verla, pero sí es cierto que, de vez en cuando, echo de menos la capacidad de no tomarse en serio que tenían. Y a Grissom, pero me parece que eso ya no tiene arreglo.
Publicar un comentario