29 enero 2011

El drama de las comedias

ALERTA SPOILERS: Siento tener que poner un aviso así, en plan fuego a discreción, pero debo advertir que si no lleváis al día "Cómo conocí a vuestra madre", "Castle" y "Bones", igual os enteráis de cosas que no queréis saber hasta que veais esos capítulos.

En la televisión estadounidense, a veces parece haber algún tipo de onda mental que comparten los guionistas de determinadas series y que les hace seguir una cierta tendencia; hace tres temporadas o así, estaba de moda que algún personaje tuviera un tumor cerebral y viera alucinaciones, y en estas dos semanas, parece que la tendencia es que las comedias (o los supuestos dramas con toques cómicos) se dediquen a seguir historias más serias y dramáticas de lo habitual. No es tan acusado como lo del tumor cerebral ya que. al fin y al cabo, incluso las series más cómicas salpican sus temporadas con episodios con más drama, pero no deja de ser curioso.

Empezó "Cómo conocí a vuestra madre" con el funeral del padre de Marshall, uno de los ritos por los que todos hemos de pasar en la vida y, por tanto, algo inevitable para los personajes y para una serie basada en la evolución y maduración de estos, por muy sitcom que sea. Lógicamente, aunque Marshall tenía que superar todo eso y hacerse a la idea de que su padre había muerto, no todo el resto del episodio fue dramático, porque ahí estaba Robin en su mejor tradición de Señor Lobo de la segunda temporada, consiguiendo todo tipo de cosas en un bolso que dejaba el de Mary Poppins a la altura del betún. Pero, evidentemente, el tono era algo más serio, y con el acento puesto, principalmente, en el esfuerzo de todo el grupo de que Marshall se sintiera mejor.

Y luego vinieron "Castle" y "Bones", que hasta se intercambian actores invitados (Jonathan Adams, el primer jefe de Brennan en el Jeffersonian, era uno de los sospechosos en "Castle") y deciden recuperar dos de sus subtramas en la misma semana. La primera vuelve a traer a primer plano el asesinato de la madre de Beckett, que es un hilo que tienen por ahí al fondo y que sacan cuando quieren que las cosas se pongan un poco más trascendentales. No es precisamente una de mis historias favoritas y, la verdad, a "Castle" el drama no se le da demasiado bien. Aprovecharon, además, para sacarse de la manga uno de esos besos de los de "aquí no ha pasado nada" que se usan para que los shippers no se quejen de que no se hacen avances entre la pareja protagonista. "Castle" me convence más cuando se dedican a las tontunas varias, pero

En cuanto a "Bones", el Sepulturero es una de las variadas subtramas dramáticas que han tenido a lo largo de estas seis temporadas, pero para lo que ha servido en realidad es para iniciar otra con una némesis de Booth (interpretada por "la momia" en persona, Arnold Vosloo). Tampoco es que sean muy duchos en su manejo, pero han ido aprendiendo y, de vez en cuando, logran episodios bastante interesantes, especialmente si se centran en Brennan. De hecho, antes del hiato navideño, tuvieron uno, en el que ella reconocía los errores que había cometido con Booth, que fácilmente puede ser uno de los mejores capítulos de la serie. No es raro que comedias y dramedias decidan ponerse serias de vez en cuando, ya sabéis que el drama está mucho mejor visto, pero no todas manejan de esos cambios de tono igual de bien, y no siempre se ven orgánicos y bien entrelazados con el resto de los episodios. Pero no está mal que lo intenten.
Publicar un comentario en la entrada