02 enero 2011

Legados, recuperaciones y nuevos estrenos

Me suena que, en su momento, "Tron" no fue un éxito. ¿Un tipo que es "tragado" por un ordenador y tiene vque intentar sobrevivir en un mundo virtual (palabra que en los 80 no significaba lo que ahora)? ¿Y con aquellos trajes luminosos, que reproducían los circuitos de una placa base? Mis recuerdos de aquella película son muy vagos, porque la vi hace muchos años, pero sí me acuerdo de las motos de luz y tengo la sensación de que, en aquel momento, me entretuvo mucho. En materia de efectos visuales, no se había visto nada igual y, en ese aspecto, "Tron: Legacy" es una secuela que no desmerece su original. En casi treinta años, la industria de los efectos espaciales ha avanzado a pasos agigantados, y la puesta al día de la red, de las motos de luz y de las peleas con los discos lucen espectacularmente bien.

El problema es que, prácticamente, eso es lo único que tiene la película. Todo el primer tramo, en el que Sam se ve forzado, como su padre, a participar en los juegos, transcurre como una exhalación y, de repente, cuando se supone que llegamos a lo que importa, al intento de rescate de Kevin Flynn de su propia creación, la película se pierde. El concepto es interesante y está ahí (como decían en "Battlestar Galactica", no puedes jugar a ser dios y luego lavarte las manos de las cosas que has creado), pero no termina de germinar. Tiene algún punto bueno (el breve villano pasado de rosca y muy glam de Michael Sheen), pero el espectáculo visual acaba comiéndose el fondo.

Es curioso cómo puede cambiar la percepción sobre una serie con el paso de los capítulos. Con los dos o tres primeros episodios de "Terriers", la recepción fue generalmente tibia tirando a fría. La gente no terminaba de pillarle el punto y muchos la descartaron como "de casos", lo que manda automáticamente a muchas series al ostracismo para muchos aficionados. A partir del cuarto o quinto episodio, de repente, la marea empezó a cambiar, hasta el punto de que puede muy bien haber sido la cancelación más llorada de 2010. Yo la seguí semanalmente justo hasta ese cuarto capítulo y, por cuestiones de tiempo, se quedó ahí atrás, en el banquillo, esperando el momento de saltar al parqué y anotar un triple decisivo en el último segundo.

Más o menos, mis impresiones del piloto se mantienen ahora que la he retomado. Hank y Britt son herederos de gente como Lew Archer o Philip Marlowe, gente que se metía por convicciones personales en asuntos que les superaban, asuntos en los que estaba involucrada gente rica y poderosa que no se detenía ante nada para lograr sus fines. Ellos dependen de otro tipo de recursos para salir adelante, de su ingenio, su tenacidad y su lealtad, sobre todo. Ese noir del sur de California protagonizado por supuestos perdedores que nunca se dan por vencidos, cínicos que esconden un gran romanticismo bajo su fachada, es uno de mis favoritos, así que sé que voy a disfrutar "Terriers" hasta su amargo final.

En un par de semanas, empezarán a estrenarse las nuevas series de la midseason, sobre todo en los canales por cable. Fiel a su tradición, por ejemplo, Showtime ya ha filtrado los dos primeros capítulos de "Episodes", una comedia sobre un matrimonio de guionistas ingleses que viajan a Hollywood para desarrollar el remake de la serie de televisión que los hizo famosos en el Reino Unido. Esta, además, se estrenará el mismo domingo que la nueva temporada de "Californication" y que la nueva "Shameless", el día 9, razón por la que la cadena lo promociona como "el mayor domingo de la historia". Aparte de esas series, hay otros títulos que debutarán en las parrillas que, la verdad, a priori tienen buena pinta.

No, no todos son de género como "Game of thrones", que no llegará hasta abril, y que está vigilada muy de cerca por los fans de la saga de libros de George R.R. Martin, hasta el punto de que se quejan de chorradas realmente grandes como el color de las cejas de algunas actrices. De hecho, dos de las series por las que tengo más curiosidad son policíacas, más o menos. Una es "The Chicago code", la serie de Shawn Ryan para Fox sobre policías corruptos y los que intentan detenerlos, y la otra es de la BBC y se llama "The Hour", una miniserie de seis capítulos protagonizada por Dominic West, Romola Garai y Ben Wishaw que sigue el lanzamiento de un noticiario de televisión en 1965. Por lo que la BBC ha publicado, contará el triángulo amoroso entre los protagonistas y, al mismo tiempo, la investigación de un asesinato que, por supuesto, puede tener consecuencias catastróficas para el programa y para sus responsables. Aunque la han comparado a priori con "Mad Men", a mí me huele más a "State of play", así que tengo curiosidad.

Música de la semana: Con esta entrada, lo fácil habría sido optar por "Derezzed", el single extraído de la banda sonora que Daft Punk (que salen en la película, por cierto) han hecho para "Tron: Legacy", que en algunos momentos es de las mejores cosas de la cinta, junto con unos efectos visuales de los que ya hemos hablado. Sin embargo, en su lugar vamos a recordar una de las sintonías más curiosas de la televisión estadounidense esta temporada, la de "Terriers". Su autor es Robert Duncan, que no sólo ha trabajado con Shawn Ryan en "The Unit" y su breve paso por "Lie to me", sino que también es el compositor de la música de "Castle" y, durante una temporada, de "Buffy, cazavampiros". Duncan compuso para "Terriers" una canción llamada "Gunfight epiphany" que recoge el ambiente surfero y soleado del sur de California.
Publicar un comentario