24 enero 2011

Demasiada piel

En la blogosfera hay bastantes seguidores de "Skins", así que seguro que estáis al tanto del remake que MTV estrenó en Estados Unidos la semana pasada. Probablemente también habéis leído las comparaciones entre una y otra y habéis decidido si la versión estadounidense le hace justicia a la británica. Así que también es posible que os hayais enterado de la polémica generada tras la emisión de un único capítulo de la "Skins" de la MTV, polémica que empezó a dar a conocer "The New York Times" y que, de ahí, ha corrido como la pólvora, exponiendo algunas de las trampas e hipocresías del negocio de la televisión.

Los ejecutivos de la MTV, que han estado publicitando la serie con anuncios bastante gráficos, de repente se dieron cuenta de que tener a actores menores de edad (de 21 años, sobre todo, pero al parecer también los hay que aún no han cumplido 18) representando determinadas escenas con contenido susceptible de ser percibido como sexual (que puede ser una simple imagen de un desnudo) podía incurrir en una violación de las leyes federales sobre pornografía infantil. Así que parece que la cadena ha pedido a los productores de la serie que rebajen el tono de alguno de los siguientes episodios, con la consiguiente retirada de anunciantes y la creación de una publicidad entre negativa y de controversia que, por supuesto, otorga a la serie un aura de "lo prohibido" que todavía hace que más jóvenes quieran verla.

Si es todo una arriesgada maniobra calculada de antemano por MTV está por ver. Lo que está claro es que, si la FCC (el órgano regulador de los contenidos televisivos) decide multarlos, hay un precedente que tal vez vino a la memoria de los ejecutivos de la cadena. En 2006, ese organismo multó a la CBS con tres millones de dólares (la cantidad más alta impuesta por la FCC) por mostrar una orgía adolescente en un capítulo de "Sin rastro". No era una escena especialmente provocativa, que yo recuerde, y tampoco se veía tanto ni tan explícito como me imagino que debe verse en "Skins", pero el castigo llegó de todos modos. Lo mejor del asunto es que gran parte de los que se quejaron a la FCC no habían visto la escena en cuestión, pero no importó demasiado.

Algunos de los críticos estadounidenses que han visto los primeros episodios de la serie de MTV se han sorprendido más por el retrato que se hace del consumo de drogas que por el del sexo, señalando que es diferente del que suele verse en la televisión del otro lado del charco. Por supuesto, siempre están las asociaciones dispuestas a quejarse y denunciar cualquier cosa que "atente" contra los "buenos valores" de la sociedad y, por otro lado, el complicado asunto de las leyes de pornografía infantil. La cadena se ha metido en un bonito jardín. Lo que me sorprende es que no se dieran cuenta antes de que esto podía pasar.
Publicar un comentario