15 enero 2011

La familia es lo primero

Estamos bastante acostumbrados a que, cuando nos cuentan la historia de una familia de criminales, esa suele ser, por lo general, de origen italiano. Lo mismo ocurre cuando lo que vemos es la iniciación de un joven en los negocios familiares. "El padrino" y "Uno de los nuestros" ejercen una gran influencia sobre el género, y cuando nos acercamos a una película que gira alrededor de esos temas, tenemos una idea general que suele resultar acertada de lo que va a pasar. Con "Animal Kingdom", que para empezar se sitúa en una familia de ladrones australiana, esa idea general no puede aplicarse porque no es tan fácil adelantarse a los acontecimientos, la historia no siempre transcurre por los caminos esperados ni fáciles.

Sí mantiene la noción de que los lazos familiares son lo más importante por la que se regían los Corleone, por ejemplo, y que están representados a la perfección en la matriarca del clan Cody y en el joven Jay, que se va a vivir con ella y con sus tíos, a los que apenas conoce, después de la muerte de su madre. Al estilo de los ladrones de bancos de "The Town", todos los hermanos Cody están involucrados en algún tipo de actividad delictiva, sobre todo robos, y todos son buscados por unas unidades especiales de la policía tan salvajes como ellos, y que no tienen ningún miramiento a la hora de conseguir lo que se proponen. Y el principal objetivo en su lista es atrapar a los Cody.

Es un ambiente bastante extremo para un adolescente tímido, que casi no habla, y que no sabe bien qué hacer con su vida. La historia de la película es la de su maduración, su reacción a todo lo que ocurre a su alrededor y su decisión de si de verdad todo eso va con él o no. Jay parece el miembro más débil de una manada de fieras con un líder dispuesto a lo que sea por protegerla, y unos depredadores en el exterior que tampoco se van a detener ante nada. Su director, David Michôd, afirma que, en esta cinta (cuyo guión también escribe), pudo hacer lo que le dio la gana, dirigiendo una historia de policías y ladrones que es a la vez un drama familiar y en el que la tensión y la sensación de que puede pasar cualquier cosa están siempre subyacentes.

Entre los blogueros parece haber opiniones para todos los gustos, y que fuera una de las triunfadoras en el último Festival de Sundance puede hacer que muchos os dé pereza, pero los personajes de esta historia (sobre todo, la madre del clan) bien merecen una oportunidad. Aún quedan cosas que contar en un subgénero, a priori, tan trillado como el de las familias de criminales.
Publicar un comentario