16 septiembre 2011

Culebrones en primetime

La pasada primavera, uno de los movimientos que más sorprendió a los periodistas estadounidenses fue la cancelación por sorpresa de doas de las soap operas más veteranas del daytime, "All my children" y "One life to live", las dos de la ABC (que se unían a la cancelación, hace dos años, de otra veterana como "Guiding Light", de la CBS). El género no tiene ningún estreno desde 1999 y alguna de las que se mantienen en antena, como "The young and the restless", lo hacen desde 38 años atrás, nada menos. El daytime está apostando más por los realities y los talk shows y, sin embargo, parece que los culebrones están siendo traspasados al primetime.

Así lo señalan en el último podcast de "Firewall & Iceberg" al hablar de uno de los estrenos de esta temporada televisiva, "Ringer", que ha levantado mucha expectación porque es el regreso de Sarah Michelle Gellar a la tele. Sin embargo, la expectación luego se ha dado de bruces con la realidad de una serie que muchos califican de telenovela con aspiraciones. Lo cierto es que eso podría aplicarse también a otra de las series nuevas del otoño, "Revenge", que en teoría está libremente basada en "El conde de Montecristo", pero aunque su piloto no dé vergüenza ajena, está muy claro que ahí están haciendo un culebrón, encima ambientado entre la "gente guapa" de los Hamptons.

Hermanas gemelas que suplantan la identidad una de otra, hijas que vuelven a vengarse de los que destrozaron la vida de su padre bajo una identidad falsa, secretos de familia, investigaciones del FBI... Sólo falta un vecino que, en realidad, es un asesino en serie y un hijo secreto para tener uno de esos teleflines del sábado por la tarde con los que Antena 3 rellena programación los fines de semana. Llegar a guilty pleasure quizás es lo más alto a lo que estas series pueden llegar, o intentar emular aquellos culebrones de primetime de los 80. Pero las cosas han cambiado bastante desde la época de "Dallas", "Dinastía" o "Falcon Crest".


Publicar un comentario en la entrada