29 septiembre 2011

Un día y 20 años

"Veinte años. Dos personas. Un día". Ése es el lema con el que se promocionaba el libro "Siempre el mismo día", de David Nicholls, y es el mismo que se utiliza en su adaptación al cine, "One day", un drama con algunos toques de comedia que, más que una historia de amor, es la historia de una amistad que se extiende a lo largo del tiempo, que supera distanciamientos varios, y a la que nos asomamos siempre en 15 de julio, la fecha en la que Dexter y Emma terminan la universidad y se embarcan en una relación amistosa que más de una vez bordea lo romántico, sin caer del todo en ello. Su historia es sobre todo la de oportunidades que se pierden porque no es el momento adecuado, porque ninguno de los dos se encuentra en la misma página o, simplemente, por mala suerte, pero que sobrevive a todo tipo de vicisitudes porque la única constante en todo esto es el afecto que sienten el uno por el otro, un afecto que sólo ellos pueden creer que no es amor.

Dirigida por Lone Scherfig ("An education") y protagonizada por Anne Hathaway y Jim Sturgess, "One day" era una de las cintas más esperadas del año, pero ha recibido una acogida más bien tibia. No es difícil ver por qué. Aunque el transcurso de los años, saltando siempre de 15 de julio en 15 de julio, se lleva bastante bien, siempre da la sensación de que falta algo. Sus dos protagonistas son muy monos juntos y tienen algunos momentos inspirados, pero son más destellos que algo consistente a lo largo de la película, que alterna toques de humor un poco "Cuatro bodas y un funeral" con otros dramáticos que apuntan esa sensación, que muchos sentimos a veces, de que los personajes se dejan llevar por la vida y dejan pasar los trenes que les permitirían perseguir sus sueños, sean ésos del tipo que sean.

Tiene su punto interesante que sea la amistad entre Emma y Dexter lo que mueva la historia, y sus dudas sobre si, en algún momento, decidieran ser amantes, esa amistad sobreviviría, pero cuesta un poco sacudirse la sensación de que todo esto ya lo hemos visto antes, y que falta una pequeña chispa para que "One day" se eleve un poco por encima de calificativos como "correcta", que siempre resultan fríos y diplomáticos. Hay momentos ahí que están bien (los de finales de los 80 son divertidos) y, eso sí, es más la historia de Dexter y su maduración hacia un adulto que la de Emma.
Publicar un comentario en la entrada