14 septiembre 2011

Despedidas por fascículos

¿Quién puede criticar a una cadena por querer aprovechar todo lo posible la última temporada de su serie estrella? Si nos ponemos en su pellejo, es perfectamente lógico. Durante seis o siete temporadas (o las que hayan sido) ha llevado sus buenos millones de espectadores al canal, ha sido su título más visto, quizás el que le ha otorgado más visibilidad y, con un poco de suerte, hasta le ha reportado algún que otro premio o reconocimiento crítico (o las dos cosas). ¿Con qué cara le dices a TNT que no puede exprimir un poquito más la temporada final de "The Closer", sabiendo que no tiene nada que pueda sucederla ("Rizzoli & Isles" vive, por ahora, muy dependiente de la audiencia que hereda de las correrías de Brenda Johnson)? Los diez capítulos programados para este verano finalizaron esta semana, y los once restantes se repartirán entre este invierno (cinco) y el próximo verano (seis), cuando servirán también para lanzar su spin-off, "Major Crimes".

TNT se ha subido al carro de otras cadenas que también han decidido emitir los episodios finales de algunas de sus series de este modo fragmentado. HBO lo hizo en su momento con "Los Soprano", Syfy, con "Battlestar Galactica", la ABC ya negoció con Damon Lindelof y Carlton Cuse que los 48 capítulos que les daba para cerrar "Perdidos" se dividieran en tres temporadas, FX también dividió en dos la última entrega de "Nip/Tuck"... Si buceáramos un poco más en los tejemanejes de la industria televisiva estadounidense, encontraríamos más ejemplos, seguro, sobre todo si nos centráramos en cadenas casi desconocidas puestas de golpe y porrazo en el mapa por una sola serie. Por supuesto, lo que hay detrás de estas maniobras son estrategias de negocio, y el lado creativo debe amoldarse a estas decisiones como buenamente pueda, que es lo que suele hacer habitualmente.

No obstante, muchos de los responsables de las series saben con antelación que la emisión se va a fragmentar, y aprovechan para cerrar la primera mitad de algún modo impactante. El cliffhanger del décimo episodio de la cuarta temporada de "Galáctica" fue tremendo, y "The Closer" nos ha dejado con un serio revés para Brenda hasta, tal vez, el próximo mes de enero. A los fans nos toca sufrir una espera de meses, a veces hasta un año, para ver la continuación de esas historias, pero al menos nos queda el consuelo de que la serie nos va a durar un poco más. Lo que sí es destacable es el malabarismo de fechas de estreno que FX ha hecho para que "Rescue me" acabara justo la semana en la que se conmemoraba el décimo aniversario del 11-S. De hecho, creo que la renovaron por una séptima temporada sólo para que eso pasara.

P.D.: No voy a comentar lo que ha dejado de sí la primera mitad de esta séptima temporada de "The Closer" porque no quiero repetirme con lo que he escrito por aquí. Pero está claro que las cosas van a ponerse muy serias antes de que mejoren. Porque espero que mejoren.
Publicar un comentario