24 septiembre 2011

El hombre del espejo

ALERTA SPOILERS: Aunque el principio de la cuarta temporada de "Fringe" sea más o menos un reseteo de parte de la serie, tal vez es preferible que no sigáis leyendo hasta que no sepáis a qué viene este título (y no, no hace referencia a la canción de Michael Jackson).

Las expectativas alrededor de la cuarta temporada de "Fringe" son enormes. Hay curiosidad por ver si aguantará los viernes y FOX se apiadará y le dará una quinta entrega, y mucha gente (fans y críticos por igual) la esperan con el hacha detrás de la espalda para soltarle algún que otro mandoble si no empieza rápido a responder a la pregunta que dejó el final de la tercera y que, en teoría, va a impulsar los primeros episodios: ¿Dónde está Peter? Dejando de lado las explicaciones de la mecánica cuántica (a la que hacen referencia en los nuevos títulos de crédito, ahora amarillos, al mencionar el entrelazado cuántico), el asunto va a ser más enrevesado, posiblemente, y va a depender mucho del estado emocional y de los recuerdos no sólo de los protagonistas, sino del Observador.

Éstos, en teoría, son meros guardianes de las líneas temporales, sólo deben velar porque los acontecimientos que deben tener lugar, tengan lugar, y no han de intervenir. Pero, a veces, alguno se siente un poco como el Doctor y no puede evitar tomar partido, y es cuando las cosas se tuercen. El Observador al que hemos conocido desde el principio de la serie debe arreglar el desaguisado temporal que montó al salvar a Peter del accidente en el lago en el que tendría que haber muerto de niño, pero es incapaz. Tener su corazoncito no deja de traerle problemas, y si él no puede borrar a Peter del tiempo, eso quiere decir que rastros de su presencia fantasmal van a verse aquí y allá, como si estuviéramos en "El club de la lucha", y que el pobre Walter va a volverse aún más loco de lo que ya está porque no deja de verlo en todos los espejos, y no sabe quién demonios es.

El primer episodio no ha hecho más que presentar la situación de partida, mostrarnos cómo están Walter, Olivia y Astrid sin Peter, y la desconfianza reinante entre los dos universos. Con la entrada del agente Lee, aparecen también lo que parecen ser las nuevas tretas de Walternate para acabar con nuestro mundo, y yo ya estoy deseando ver cómo estan las cosas en el otro lado, y si Lincoln y Charlie siguen desconfiando de su jefe y, sobre todo, si Henry, el hijo de BOlivia, aún existe. Si lo hace, será interesante ver la explicación que le dan, igual que a ese "agujero" que Olivia siente. Sospecho que ellas van a jugar un importante papel en todo esto. Además de las soluciones cuánticas, conociendo a "Fringe" no sería raro que las emociones y los recuerdos reprimidos y, en teoría olvidados, acaben resultando cruciales.

Porque es probable que la "desaparición" de Peter no fuera como los Observadores creían. Y también es probable que sea algo más de lo que parece, una especie de Desmond fuera del tiempo, alguien capaz de pasar entre dimensiones y aparecerse a la Olivia asustada y prisionera del otro lado al principio de la tercera temporada, y capaz de reflejarse en los espejos aunque su cuerpo no esté presente. Esa cuestión, y cuánto tardarán las Olivias en empezar a confiar la una en la otra, va a resultar interesante en este arranque. Pero habrá que tener un poquito de paciencia.
Publicar un comentario en la entrada