21 septiembre 2011

Los tiempos están cambiando

Esto es don de la oportunidad; la misma noche en la que "Downton Abbey" ganaba el Emmy a mejor miniserie (habéis leído bien; cosas de los Emmy), ITV estrenaba en el Reino Unido su esperadísima segunda temporada. De hecho, es posible que sólo "Doctor Who" la haya superado en cuanto a expectación. Tras haberse convertido el pasado otoño en la revelación (y en un éxito a nivel mundial meses más tarde), había mucha curiosidad por ver cómo seguía Julian Fellowes las peripecias de la familia Grantham y los sirvfientes de su casa, y cómo se continuaba la trama una vez que la Primera Guerra Mundial y los cambios sociales que conllevó se convertía en el tema de estos nuevos capítulos. Empezamos, de hecho, metidos de lleno en las trincheras de la sangrienta batalla del Somme, en 1916, y a partir de ahí vamos a ver cómo cada personaje se enfrenta a lo que la guerra pide de ellos, ya sea en el frente o en casa.

Con los personajes masculinos se toca ese sentido del deber y de la camaradería que llevó a grupos enteros de amigos o de jóvenes del mismo pueblo a alistarse en el ejército y, en su mayoría, a morir en medio del barro francés, y con los femeninos surgen las ansias de ser de utilidad, de mejorar su estatus social y de dejar de ser meros adornos para sus maridos o sus padres. La determinación de Sybil, la hija pequeña, y de Ethel, la nueva sirvienta, muestran un poco ese camino, pero no son las únicas. Conscientes de que los hombres a su alrededor pueden ser reclutados en cualquier momento, muchas empiezan a dar los primeros pasos hacia una mayor independencia personal. La Gran Guerra derribó algunas de las barreras de clase y de género existentes hasta entonces, muy pocas aún en el último caso, pero el mundo ya no volvió a ser el que era antes del verano de 1914.

Por supuesto, "Downton Abbey" sigue siendo muy consciente de que, a pesar de su gran ambientación y de sus buenas interpretaciones, si engancha tanto es porque es un culebrón, y como tal se mueve a buen ritmo, no dejando que las revelaciones se enfríen antes de que llegue otro momento importante, y arrojando nuevos obstáculos en el camino de las dos relaciones amorosas que centraron el final de la primera temporada. Sigue habiendo un fleco de ella que va a colear, y se mantiene también la costumbre de que Maggie Smith tenga todos los mejores one liners (sus duelos verbales con Penelope Wilton también continúan siendo de lo mejor de la serie). Las diferentes concepciones de la vida de muchos de sus protagonistas van, seguramente, a confrontarse entre sí, y las secuelas de la guerra no van a dejar indiferente a nadie. Como no quiero irme de la lengua, aquñi lo voy a dejar. Eso sí, no dejo de sorprenderme de comprobar cómo muchos de sus actores resultan perfectos para una serie de época porque tienen caras de antiguos, directamente. Y si no me creéis, fijaos en Michelle Dockery, Joanna Froggat y Elizabeth McGovern en el backstage, con algunos de los Emmys ganados.

P.D. podcastero: Por cierto, ¿aún queréis escuchar algo sobre los Emmys? Pues estáis de enhorabuena. La nueva entrega de "Yo disparé a JR" precisamente comenta algunas de las cosas más destacables de la gala, como que estuviera llena de sorpresas agradables. Y como ya estamos de lleno en la semana de los estrenos televisivos en Estados Unidos, aprovechamos para hablar sobre dos culebrones como "Revenge" y "Ringer". Los lugares habituales donde obtenerlo son, además del blog, iTunes y el feed. A partir de este podcast, "Yo disparé a JR" pasará a tener periodicidad semanal, porque va a haber tantas cosas de las que hablar que, si no, será imposible. La breve disección del programa de esta semana:

- 0': Los ganadores y las sorpresas de los Emmy.
- 34':"Ringer" y "Revenge", culebrones en primetime.

Publicar un comentario en la entrada