04 septiembre 2011

Un crimen en Copenhague

Periódicamente, una serie como "Forbrydelsen" nos recuerda que, fuera de los focos habituales de atención en Estados Unidos y el Reino Unido (y España, en nuestro caso), también se hacen series un poco distintas. Y eso que no es la primera serie danesa que alcanza repercusión fuera de las fronteras del país. Lars Von Trier fue descubierto gracias a "Riget" ("The Kingdom"), que al igual que "Forbrydelsen" conoció después un remake estadounidense, "Hospital Kingdom" (de corta vida, pero con unos estupendos créditos), y justo esa nueva versión ha favorecido que la original se haga conocida para los seriéfilos que no la vieron en su Dinamarca natal. En la BBC, donde "The Killing" en versión AMC se ha visto después, "Forbrydelsen" ha sido un bombazo, y en España, los abonados a AXN podrán comprobar por qué a partir de octubre.

Lo interesante de ver la original después de haber visto el remake estadounidense, y haber leído el gran revuelo que organizó el final de su primera temporada, es ver hasta qué punto Veena Sud y compañía han sido fieles a lo hecho en la cadena DR por Soren Sveistrup, y en qué momentos han decidido seguir su propio camino, si es que lo han hecho. Para empezar, esta primera entrega de "Forbrydelsen" son 20 episodios de casi 55 minutos de duración cada uno, mientras que la primera temporada de "The Killing" son 13 de unos 45 minutos. Esto ya tendría que habernos dicho algo en su momento de cómo iba a desarrollarse el asunto. Por supuesto, sólo con los dos primeros capítulos no hay modo de saber hacia dónde se va a dirigir la danesa, pero sí se notan algunos cambios hechos en la estadounidense, y también por qué los británicos se obsesionaron tanto con ella.

El punto de partida de "Forbrydelsen" ya lo conocemos de sobra; Nana Birk Larsen, de 19 años, aparece muerta, y su asesinato afecta no sólo a los policías que lo investigan sino, por supuesto, a su familia y a la campaña para alcalde de Troels Hartman, relacionado indirectamente con el crimen. Todos los personajes se presentan con sus puntos de interés, incluso el político, que era uno de los puntos débiles de "The Killing", y lo que sí se aprecia enseguida es el tirón de Sarah Lund (y sus peculiares jerseys). Su intérprete, Sofie Grabol, le confiere determinación y fuerza, y su vida es menos complicada que la de Sarah Linden, aunque, como ella, también empieza la serie horas antes de mudarse, en su caso a Estocolmo. Su compañero, Jan Meyer, es impulsivo y está deseando que Lund se vaya para poder quedarse con el caso (aquí, el Holder de "The Killing" y su relación con Linden es más interesante), pero las cosas no van a resultar tan sencillas.

Cada capítulo es un día de la investigación y también vemos muchos cielos grises y mucha lluvia. El piloto de la estadounidense sí que sigue bastante el inicio de "Forbrydelsen", y luego parece que alteraron el orden de algunas cosas y a cambiaron otras. La danesa sí apunta a una mejor conjunción de las tres líneas argumentales o, al menos, la campaña política está mejor manejada, y va a ser bastante fácil engancharse a ella. Los episodios durarán casi una hora, pero se pasan en un suspiro, y aunque Meyer puede ser bastante insoportable, Lund promete mucho para más adelante. El retrato de los Larsen y cómo manejan el dolor de haber perdido a su hija también está llevado sin que, de momento, carguen mucho las tintas sobre ello. Y eso sí, las referencias a "Twin Peaks" son sólo del remake estadounidense, por ahora.

Música de la semana: El 18 de septiembre, si mis informaciones no fallan, ITV estrena la segunda temporada de "Downton Abbey" (si no, será más en octubre). A través de Twitter, he visto las primeras promociones que está haciendo la cadena de la serie, mostrando que la Primera Guerra Mundial va a ser un tema central, y manteniendo como banda sonora de ellas esas peculiares versiones con un coro de niños de clásicos del pop-rock británico. Si no recuerdo mal, para la primera temporada utilizaban una de "Every breath you take", de The Police, y para esta segunda se han decantado por uno de los mayores éxitos de U2, "With or without you".
Publicar un comentario