20 septiembre 2011

Dos campañas de RRPP y media

Las primeras cifras de audiencia de la noche inaugural de la semana infernal de estrenos de la temporada de otoño son contundentes; más de 27 millones de espectadores vieron, en la CBS, el inicio de la novena temporada de "Dos hombres y medio", lo que fue, de rebote, una noticia inmejorable para "2 broke girls", que debutó superando los 19 millones. El morbo de ver cómo se deshacían del personaje de Charlie Sheen y se estrenaba Ashton Kutcher tuvo, seguro, gran parte de la culpa de esas espectaculares cifras, tremendas incluso para una comedia como ésta, acostumbrada a los 18-19 millones de espectadores de media.

Todo el culebrón montado desde finales del pasado invierno, con Charlie Sheen embarcándose en una juerga histórica, insultando luego a todo el mundo, siendo despedido por la CBS y lanzándose a una polémica gira por varios teatros, llevó a que "Dos hombres y medio" acortara forzosamente su octava temporada y dejara en suspenso su regreso hasta que se encontrara al actor que pudiera sustituir a Sheen (se llegó a barajar el nombre de Hugh Grant). La presentación de Kutcher en los pasados upfronts fue uno de los puntos álgidos de una campaña de relaciones públicas que le ha funcionado a la cadena a la perfección, incluso con las pequeñas apariciones de Jon Cryer en el show de Ellen DeGeneres o en "Conan" haciendo bromas sobre su desempleo en aquel momento. El truco será mantener a la audiencia en los siguientes capítulos, pero no parece que vaya a ser un problema para la serie más exitosa de la factoría de Chuck Lorre. Cuando la CBS la cancele finalmente, será más por encarecimiento del producto que porque sufra un gran desplome de audiencia.

Lo interesante es que no ha sido la única maniobra de imagen que hemos visto últimamente en relación con esta comedia. El "innombrable", Charlie Sheen en persona, se presentó en los Emmy dispuesto a hacer las paces y rehabilitarse un poco ante la industria, algo que necesita si quiere que ese proyecto de serie que tiene con Lionsgate salga de verdad adelante. Entre el programa especial que le dedicó Comedy Central y las fotos que tuiteó del backstage de los Emmy con Ashton Kutcher, Sheen espera protagonizar su propia historia de regreso triunfal a Hollywood. Mickey Rourke consiguió hacerlo, brevemente por ahora, así que él lo va a intentar. Eso sí, uno de los grandes estrenos de la NBC para este año, "The Playboy Club", igual tiene un poco más complicado ese regreso el próximo otoño. Algo más de cinco millones de espectadores, probablemente, no es lo que la cadena esperaba.
Publicar un comentario en la entrada