30 septiembre 2011

El planeta interior

Hay un tipo de películas independientes que son muy "de festivales" y, específicamente, las hay que son muy del festival de Sitges, cintas que se recorren el circuito de estos certámenes y que, o se ven allí, o no hay modo de verlas porque luego no llegan a estrenarse en salas o, si lo hacen, pasan como una exhalación por ellas. A no ser que vayan apoyadas por unas cuantas nominaciones al Oscar, como "Winter's bone" el año pasado, terminan siendo carne de torrents y descargas directas, o de algún ciclo de madrugada en un canal temático de pago. "Otra Tierra" sería una de ellas, la clásica que rasca algún premio en Sundance y luego se programa en Sitges y se olvida, pero Fox Searchlight ha comprado sus derechos de distribución y se estrenará a finales de octubre en España. Y aunque tenga sus cosas, y sea bastante fácil adelantarse a lo que va a pasar, es una cinta interesante y curiosa de ver.

Escrita y producida al alimón por su director, Mike Cahill, y su actriz protagonista, Brit Marling, "Otra Tierra" parte de un evento muy de ciencia ficción, como que de repente se descubra una noche en el cielo un planeta que es una imagen  especular perfecta de la Tierra, para establecer una evidente metáfora con el camino vital de Rhoda, una joven que, en la misma noche en la que se avista esa segunda Tierra, se ve envuelta en algo que cambia su vida por completo. Los dos artífices de la película apuntan que la idea surgió de pensar en qué pasaría si pudieras verte a tí mismo, si pudieras conocer a tu "yo" del espejo y hablar con él. Ese camino de autodescubrimiento, de aceptación de uno mismo y de superación de la culpa que Rhoda lleva a cuestas es lo que le interesa en realidad a "Otra Tierra", donde está puesto el principal acento. Y lo cierto es que, por muy de manual indie que nos pueda parecer, el retrato que Marling hace de la chica resulta bastante efectivo, especialmente al principio.

La parte de ciencia ficción se mantiene casi siempre en segundo plano, pero presenta unos detalles interesantes que, probablemente, habrían dado para una película de acción, para algo tipo "Contact" o incluso para una trama continuada en "Fringe" (también el apartado emocional ya se ve reflejado en esa serie). Al parecer, en el primer montaje había muchas más explicaciones sobre la posibilidad de la existencia de ese duplicado del planeta, sobre porqué no había sido visible hasta ese momento y sobre lo que la teoría del multiverso tiene que decir al respecto de todo esto, pero Cahill ha apuntado en alguna entrevista que terminó eliminando casi toda esa parte porque hacía que la película perdiera fuerza. Desde luego, el retrato de Rhoda se habría visto muy diluido, y habría hecho que algo que no es más que el fondo hubiera acaparado demasiado el interés.
Publicar un comentario en la entrada