14 febrero 2014

Las cuentas de The CW

Desde septiembre de 2006, cuando las cadenas The WB y UPN dejaron de existir como tal y se fusionaron en una nueva, The CW, no hay temporada en la que no aparezca algún artículo en la prensa estadounidense preguntándose cómo es posible que sobreviva, teniendo una media de audiencia en lo que llevamos de temporada que apenas llega a los dos millones de espectadores, según TV by the numbers. Casi es una nota al pie cuando se habla de las networks, y hasta resultaría un canal de nicho si estuviera en el cable (una mudanza que se ha rumoreado más de una vez, al igual que su cierre, sin que se haga realidad). Que una serie de The CW supere a una de las otras cadenas en la demo es sinónimo de que esa serie va derecha a la cancelación (y las comedias de los jueves de NBC lo saben muy bien), pero pese a todo esto, el canal continúa estrenando títulos nuevos, y eso que ya ha renunciado a programar los domingos. La idea original de que la nueva cadena podría fusionar los espectadores de The WB y UPN se demostró errónea casi enseguida, y todo el mundo duda de que la empresa sea medianamente rentable como para aguantar mucho más tiempo.

Pero lo hace, y sus ejecutivos siempre explican que no funciona como una network normal, y eso le permite estar ahí a pesar de que muy pocas de sus series llegan al 1 en los demográficos. Las recientes renovaciones de, entre otras, 'Reign' y 'The Originals' (especialmente de la primera) ha vuelto a suscitar esas dudas entre público y periodistas, pero la respuesta está en algo más que las meras cifras de audiencia. De hecho, The CW es el ejemplo más claro de que el modelo televisivo ya no es el que era, pues en su supervivencia intervienen factores que cada vez se discuten más en Estados Unidos, como las ventas en el mercado internacional y los acuerdos de emisión en plataformas online como Hulu y Netflix (y hasta Amazon). El truco en todo esto está en que los propietarios de la cadena, Warner y CBS, son también los propietarios de las series que emite, así que terminan ganando dinero con ellas.

En la última gira veraniega de la TCA, Les Moonves, presidente de CBS, explicaba la situación a los periodistas presentes diciendo que, como canal, The CW perdía dinero, pero que "sus dueñas son dos compañías que producen las series. Las series nos traen más dinero del que se pierde", como recogía en su momento HitFix. De este modo, el modelo de negocio tiene sentido para Warner y CBS. Tomemos el ejemplo de "Nikita", que ha sobrevivido cuatro temporadas en antena a pesar de que no ha dejado de perder espectadores temporada a temporada y que, desde la segunda, no ha alcanzado los dos millones en ninguna, y hasta cayó por debajo del millón al final de la tercera. Si la cadena hubiera aplicado la lógica, probablemente hubiera cancelado la serie ya cuando terminó la primera temporada, pero lo que "Nikita" tenía a su favor era que la producía Warner y que se vendió muy bien internacionalmente. Los DVDs no han funcionado mal, y todo el dinero que se ingresa de esa manera, más lo que se obtenga por publicidad en su emisión en directo, por poco que sea, acaba yéndose a las arcas de Warner (co-propietaria del canal, como ya hemos dicho).

Es decir, que la rentabilidad de las series va más allá del método tradicional de su audiencia en directo o, como mucho, de los famosos Live+3 y Live+7 (visionados en diferido en los siguientes tres días y siete días desde su emisión). Es una manera de decidir cancelaciones y renovaciones que cada vez es más importante en la televisión estadounidense, pero es en The CW donde se ve con mayor claridad. ¿Cómo si no fue posible que "Gossip Girl" tuviera seis temporadas a pesar de que sus audiencias eran directamente terribles en las últimas? Será interesante ver si esta apuesta por la ciencia ficción de corte juvenil que la cadena está haciendo le funciona mejor que los culebrones teen de hace unos años (y aun así, "90210" alcanzó la quinta temporada), porque si tienen potencial de cara al mercado internacional y en las ventas en DVD, habrán encontrado realmente un filón. "Arrow" podrá no ser un éxito en audiencias, pero en el resto de aspectos (incluido el de la visibilidad entre críticos y público general), está claro que es de lo más rentable para The CW.
Publicar un comentario