06 febrero 2014

Syfy vuelve a ser Sci Fi

Cuando este verano termine "Warehouse 13", podrá decirse que Syfy habrá llegado al final del camino que inició en 2009, un camino que la llevó a cambiarse el nombre y a alejarse de la ciencia ficción más tradicional, como quien dice (la de las space operas y las historias con sus toques de misterio) para intentar llegar a un público más amplio. Los agentes del almacén 13 continuaban la senda que, en realidad, había iniciado "Eureka" sustituyendo a "Stargate SG-1", y que representaba una apuesta por series de tono más ligero, a veces casi humorísticas, y con sus toques fantásticos. El fracaso de "Stargate Universe" todavía reforzó más la sensación de que había que continuar con esos transplantes evolucionados desde USA Network, pero como todo ciclo en la industria, ha llegado el momento en el que esas series ya no de más de sí y la cadena ha optado por volver al espacio y al tipo de proyectos que la hicieron conocida en un principio.

La última confirmación de que Syfy vuelve a entregarse por completo a la ciencia ficción más seria no es tanto el estreno de "Helix" como el anuncio de adaptación del cómic "DMZ", centrado en un Manhattan futuro convertido en zona desmilitarizada tras una segunda guerra civil americana, y a cargo de Andre y Maria Jacquemetton, dos guionistas que vienen de ser los niños bonitos de Matthew Weiner en "Mad Men". El tema no podría estar más lejos de "Haven", por ejemplo, y muestra que el cambio de tendencia que mostró el año pasado "Defiance" no se va a quedar en una anécdota. Y eso que no van a dejar de lado el aspecto fantástico; en desarrollo está "Dominion", esa serie sobre ángeles que adapta un fracaso de taquilla como "Legión", y entre los estrenos del mes pasado figura otra importanción canadiense, "Bitten", sobre mujeres lobo, pero sí parecen estar renovando su parrilla y acercándola más a los que antes era Sci Fi, en la que lo mismo veías "Farscape", que "Battlestar Galactica", que "Doctor Who" (hasta que se la llevó BBC America). Lo que es curioso es que, en los últimos meses, funcionaban casi mejor esas series canadienses que los productos propios de la cadena, con "Lost Girl" y después "Continuum" a la cabeza.

Syfy tiene que moverse en un panorama en el que tiene mucha más competencia, y no sólo por parte de FOX, que siempre fue la network más dada a emitir ciencia ficción. Están los superhéroes que proliferan en ABC, The CW y próximamente Netflix (género en el que no pudo aguantar "Alphas"), las series fantásticas juveniles de esa The CW y proyectos de TNT como "Falling skies" (a la que ya le queda poco) o "The last ship", y hasta Starz se anima a probarse de nuevo en el género, después de "Torchwood: Miracle day", con "Outlander" y su mezcla peculiar de novela romántica, trama histórica y viajes en el tiempo. La ciencia ficción, más seria o más light, está otra vez de moda, asñi que Syfy no podía quedarse atrás. Evidentemente, otra cosa es que algunos de los proyectos que tienen en desarrollo, como las colonias lunares de Bryan Fuller en "High Moon", se conviertan en series hechas y derechas, pero la vuelta a los orígenes, con un ojo puesto en las tendencias actuales, es clara.
Publicar un comentario en la entrada