04 febrero 2014

Parejas sin química (romántica)

Febrero es sinónimo de San Valentín, lo que quiere decir que, en breve, se llenarán los blogs y las páginas web de listas de todo tipo sobre las mejores historias de amor del cine, de la tele, de la literatura, de la vida real, del espacio interestelar... De lo que se os ocurra. Nos cansaremos de ver siempre a los mismos dúos y las siglas TSNR (tensión sexual no resuelta) serán, tal vez, de las más populares durante unos días, pero todas esas listas pasan por alto una tendencia muy curiosa que está dándose en algunas series en los últimos tiempos. Dicha tendencia la expresó bien Julian Fellowes durante un acto promocional para PBS de la cuarta temporada de "Downton Abbey", cuando alguien del público le preguntó si consideraba la posibilidad de que Mary y Branson acabaran juntos. Fellowes apuntó que, además de ser un poquito inapropiado (por eso de que son cuñados), le parecía más interesante explorar una relación de amistad entre los dos que irse por el camino más fácil, que sería lanzar a uno en brazos del otro.

Aunque armar prácticamente una serie entera alrededor de la TSNR de sus dos protagonistas es un truco muy probado y que funciona ("Remington Steele" depuró la fórmula que ahora sigue todo el mundo), unas cuantas series con parejas con gran potencial de shipping han optado por seguir más el ejemplo de títulos cuyos protagonistas no seguían el camino romántico, sino el de la amistad (y podemos remontarnos hasta "Cagney y Lacey", si queréis). En las series de detectives de casos de la semana es bastante común encontrarse con esas parejas cuya química es el sostén de la serie y lo que salva los episodios si las tramas son flojas, como es el caso de "Rizzoli & Isles" (al menos al principio) o "Sherlock", y el ejemplo se ha trasladado también a dúos hombre-mujer que, hasta ahora, era más habitual que giraran alrededor de la TSNR, más que de la amistad. "Elementary" es uno de los casos más claros de los últimos años porque, además, su responsable ha afirmado por activa y pasiva que Holmes y Joan Watson nunca acabarán juntos. De hecho, es esa relación de amistad y mentoría lo que le da su propia identidad a la serie.

Por supuesto, los shippers de Tumblr acaban dándole vida propia a estas cosas (siempre será sumamente divertida la retroalimentación entre los fans de Aurora y Mulan y los showrunners de "Once upon a time"), pero buscar la relación romántica no es el objetivo que la serie tiene con esos personajes. "Warehouse 13" ha mantenido siempre la dinámica entre Pete y Myka en el terreno de la amistad, o incluso de hermanos, y lo ha hecho hasta cuando la situación se volvió más dramática al final de la cuarta temporada. Su estupenda química los hace muy entretenidos de ver, y no es necesario que se desvíen hacia el terreno romántico para conseguirlo. La tentación siempre va a estar ahí, claro, porque explotar la TSNR puede ser un buen recurso cuando se acaban las ideas, pero lo que nos interesa es que el planteamiento inicial, y el que se mantiene durante más tiempo, de estas parejas busca explorar otro tipo de dinámica.

Tomemos por caso a Felicity y Oliver en "Arrow". Tienen su grupo de shippers (sobre todo porque está claro que a ella le entró Oliver por los ojos enseguida), pero la serie los trata más como amigos y colaboradores, junto con Diggle, en ese Team Arrow. El lado romántico no juega aquí ningún papel, aunque es verdad que alguna que otra vez han hecho sus guiños a los fans de "Olicity" (como en la presentación de Barry "The Flash" Allen), y la dinámica entre ambos va por otro lado. Compartir el secreto de la identidad de Oliver como el justiciero encapuchado ya les da ese toque extra, y no necesitan forzar una TSNR que no está ahí. La dinámica y la química entre ambos es de otro tipo.
Publicar un comentario