05 enero 2008

Promesas a medio cumplir

La huelga de guionistas ha cortado muchas series prometedoras en su mejor momento. En "Pushing daisies", Ned por fin había confesado a Chuck lo que pasó realmente con su padre, descubrimos que una de las tías de Chuck no es realmente su tía y la serie había conseguido conjugar bien la fórmula del asesinato de la semana con la relación entre Chuck y Ned y el resto de secundarios, de los que Emerson es, sin duda alguna, el mejor, con sus chalecos de punto, hechos por él, y sus comentarios ácidos. Además, debajo de todos estos personajes que no paran de hablar y de decir cosas ingeniosas, subyace cierta amargura, cierta tristeza que corta el merengue exterior de la serie. Tengo mucha curiosidad por ver cómo se desenvuelve todo más adelante.

Del mismo modo que, vistos ya los 11 capítulos emitidos de "Life", el principal motivo para seguir viéndola es la relación que está forjándose entre Charlie Crews y su compañera, Dani Reese. Ya ha habido varios momentos en los que se deja caer ese tópico de que un policía tiene que saber que puede contar con el apoyo de su compañero y, viendo el derrotero que está tomando el asunto, parece que Reese va a ser probada en ese aspecto más pronto que tarde. Por otro lado, la conspiración se resuelve un poco, pero se enreda precisamente por la rama que concierne a Reese. Ésta ya le ha dicho a Crews que tiene muchas preguntas que hacerle. ¿Le contará Crews todo lo que sabe?

En los comentarios de otro blog leí a alguien que decía que, a veces, algunos momentos de "Life" le recordaban a "Verónica Mars", y creo que veo un poco el parecido en Charlie. Tras ese optimismo, esas ganas de vivir y disfrutar de la vida, late la necesidad de vengarse, de saber por qué pasó lo que pasó, asoma cierto peligro y cierta inestabilidad, de la misma manera que la Verónica dolida era capaz de cualquier cosa por conseguir lo que se proponía. Otra promesa que la huelga ha dejado en suspenso.
Publicar un comentario