11 enero 2008

Grandes esperanzas

¿Cuál es el principal motivo de que algo nos decepcione? Que hayamos puesto en ese algo grandes esperanzas. Las expectativas se pueden crear a través de algo que leemos o vemos, de lo que nos cuentan nuestros amigos... Cuidado si empiezan a elevarse sin control hacia la estratosfera, porque cuanto más alto suban, más dura será la caída.

En parte, eso pasa con muchas segundas temporadas de series de éxito (y dejemos de hablar de "Héroes"), y pasa cuando nos venden un estreno como algo que, en realidad, no es. Aún recuerdo cómo promocionaron "El protegido" como una película de terror, cuando es el antecedente más claro de los superhéroes de la NBC. ¿Y cuánto puede engañarnos una serie si sólo la juzgamos por el episodio piloto? El primero de "30 Rock" era gracioso, pero no hacía suponer que, apenas seis o siete episodios más adelante, estaríamos ante una completa locura, y algo parecido pasa también con el de "Cómo conocí a vuestra madre". Es lo que suele pasar con los pilotos, que deben condensar tanta información en tan poco tiempo, que suelen pecar de inconexos.

Y los que son buenos, te dejan con la inquietud de si el resto de la serie estará a la altura. "Reaper" no ha podido igualar las expectativas que levantó su estupendo piloto, mientras que "Pushing daisies", además, se las ha ingeniado para añadirle unas cuantas cosas más. Pero la mayor decepción, para mí, ha sido una cuyo piloto ni siquiera era demasiado bueno, "Bionic Woman" (cuyo futuro, por cierto, sigue en el limbo). Tampoco esperaba mucho más de ella que un entretenimiento, pero lo único que se ha acercado han sido los momentos en los que teníamos a Sarah Corvus haciendo de las suyas. Parece el único personaje que los guionistas tienen perfectamente claro, y lo demás es como una fotocopia alicaída de "Alias". Ni el publicitado fichaje de Isaiah Washington tras su "penalti y expulsión" de "Anatomía de Grey", ni haber conseguido que Michelle Ryan saliera en todas partes, ni los cambios constantes de productores (con préstamo de Jason Katims desde "Friday Night Lights" incluido) ni las gotas de humor que se dejaron caer aquí y allá... Nada ha conseguido hacernos olvidar la idea de que, quizás, establecieron unas miras demasiado altas de partida.
Publicar un comentario