23 febrero 2008

Brenda no es perfecta

Hay series que son difíciles de definir. O mejor dicho, son fáciles de definir, pero lo complicado es explicar qué las hace especiales, y por qué deberíamos dedicarles una parte de nuestra atención. Tomemos como ejemplo "The Closer". Se puede decir que sigue a la subjefa Brenda Johnson de la policía de Los Ángeles, una investigadora cuyo punto fuerte son los interrogatorios de los sospechosos, muy profesional y "brutalmente honesta" en su trabajo diario, pero con una vida personal algo desastrosa.

Dicho así, no parece nada nuevo (y menos cuando Cuatro se empeñaba en compararla con "House" al principio), y como ocurre con todas las generalizaciones, siempre se quedan fuera los detalles, que es lo que diferencia a unas series de otras. Ya estábamos acostumbrados a ver a Brenda sacar confesiones de los tipos más duros (a veces de un modo realmente cruel), pelearse con medio departamento por seguir con su investigación y dejarse llevar por su adicción al dulce cada vez que atraviesa por un momento bajo. El desbarajuste en el que se convierte de repente su vida en esta tercera temporada es, sobre todo, una inagotable fuente de bromas y situaciones realmente divertidas, en especial cuando sus padres empiezan a entrometerse incluso en su trabajo.

Leí por ahí una crítica en la que se decía que, en esta tercera temporada, se ha puesto más, el acento en la tensión emocional, algo comprensible teniendo en cuenta que, como dijo su creador, James Duff, el tema unificador de esta tanda de capítulos es la familia. En una familia, sus miembros discuten, se pelean y luego se reconcilian, aunque siempre queda cierto poso hasta que las aguas vuelven a calmarse, como ha ocurrido con la "rebeldía" de Gabriel. El castigo que después le impone Brenda, el lento camino hacia el restablecimiento de la confianza que tenía depositada en él han sido de lo más interesante de ver.

Por supuesto, "The Closer" sigue teniendo como una de sus mejores armas a esa pléyade estupenda de secundarios, desde J.K. Simmons y su jefe Pope al inspector Tao y su frikismo tecnológico, las pullitas del inspector Flynn y, por supuesto, Provenza, el gran Provenza. El sentido del humor de la serie no sólo está en las peculiaridades de Brenda (a Fritz hay que ponerle un monumento), sino en los detallitos en el retrato de su equipo: las miradas que intercambian cuando la jefa hace algo que a ellos nos les cuadra y, en esta temporada, el entrenamiento anti-terrorista fue ya demasiado. No es de extrañar que, todos los veranos, se convierta en la serie más vista del cable en EE.UU. Lo que no entiendo es por qué en España no termina de funcionar.

6 comentarios:

Versi dijo...

Me ha encantado el review de The Closer. Para mi es una de mis series favoritas actualmente.
Es que es lo que tu dices, no solo es la parte policiaca que es maravillosa, nos han descubierto que las balas y las persecuciones no tienen porque ser lo más emocionante de la policía, no, lo más emocionante son los interrogatorios. También está la parte emocional, me encanta el personaje de Brenda, como puede pasar de ser acero puro a mantequilla en una sola escena.
Sin duda los secundarios no se quedan atrás, las bromas de Provenza son de lo mejor. Y por supuesto la familia de Brenda, nunca el sur ha sido tan divertido.

Sobre su popularidad, hace tiempo comprendí que el éxito de las series americanas en España es inexcrutable, nunca se sabe que va a triunfar. A pesar de eso, me alegro que en EEUU si que tenga éxito porque nos garantiza más sesiones de "I'm Deputy Chief Brenda Leigh Johnson"

1saludo!

Anónimo dijo...

Quizá su escasa popularidad en este país se deba a la sosa publicidad que nos ofrece Cuatro con esta serie en concreto. Nosotros (un par de amigos que nos juntamos todas las noches para ver series) descubrimos la serie durante uno de los anuncios de House (cuando aún veíamos -léase cuando se podía ver- House en Cuatro) y se nos quitaron las ganas de verla. Luego, siguiendo el camino de tu buen gusto, nos animamos (afortunadamente) a verla. Un saludo.

J. Addams dijo...

Me alegra ver que hay más seguidores de la serie: a mí me tiene enganchada desde los primeros capítulos, cuando, recién llegada, se iba ganando al equipo con sus mañas. Y concuerdo en que Provenza es un Gran Personaje, jéjé, pero Brenda es Genial (y qué rayos lleva en ese bolso?).
Pero no me extraña que no triunfe la serie: poca publicidad, y mala elección de horarios, quizás; además, ya la han cambiado de día de emisión de pronto, del domingo al miércoles!.
saludos

Crítico en Serie dijo...

Brenda SÍ es perfecta. Ya sabes que soy un fan de The Closer. Y esta temporada nos habrá dejado un capítulo genial, el dirigido por Kevin Bacon y donde aparecían los padres de Brenda.

Lo que me sorprende de esta serie, además, es que tienes un episodio en que todo son bromas y comedia, y el siguiente es un drama en mayúsculas. Pero todo siempre es perfecto.

Por cierto, memorable cuando Pope le mete la bronca delante de los padres y ellos responden... "Ya me contaron que se está divorciando por segunda vez" y el padre luego le restriega que Brenda se ha prometido...

Y tienes razón, Fritz merece un monumento. Es adorable, el chico.

MacGuffin dijo...

Con los padres de Brenda me he reído lo que no está escrito. Y además, uno de ellos era Maurice, el de "Doctor en Alaska" :-)

Crítico en Serie dijo...

MacGuffin, ¿te has fijado que el padre de Brenda (y Whitey en One Tree Hill) es el paralítico que habla con Tommy Lee Jones en 'No es país para viejos'? Ah, y el ayudante del sheriff apareció de gánster ruso en Life (el psicópata y sociópata y todo lo que termine con -pata).

Anécdotas seriéfilas.

¿No crees que nos volvemos un poco locos viendo referencias televisivas en todo lo que vemos? Al final acabaremos siendo unos paranoicos.