04 febrero 2008

El Goya "tapado"

En Blogdecine recuerdan hoy aquella otra edición de los Goya, la de 1998, en la que la película que casi no contaba en las quinielas, "La buena estrella", terminaba siendo la gran triunfadora de la noche. Algo similar se repitió en 2006, con la victoria de "La vida secreta de las palabras" frente a "Obaba" y "Princesas". Sin embargo, lo que ha pasado este año con "La soledad" es mucho más sorprendente porque no tenía nombres famosos en el reparto, ni un director conocido y ya premiado con anterioridad, apenas duró un suspiro en cartel y su realizador, Jaime Rosales, es conocido en el circuito festivalero, y poco más. Sin embargo, esta historia de amistad entre tres mujeres muy diferentes era la preferida de los críticos y la que terminó ganando el Goya a la mejor película, al mejor director y al mejor actor revelación (lista completa de premiados, aquí).

También fue una sorpresa el premio a la mejor actriz para Maribel Verdú, en un año en el que su compañera en "Siete mesas de billar francés", Blanca Portillo, había ido ganándolo todo. Incluso ella misma estaba sorprendida, y emocionada, por un premio que últimamente se le escapaba injustamente. Alberto San Juan también ganó por "Bajo las estrellas", y la televisiva Manuela Velasco dio la campanada al ser la mejor actriz revelación por REC. Las dos máximas favoritas de la noche, "El orfanato" y "Las 13 rosas" se repartieron buena parte de los premios técnicos, si bien la primera les añadió los de director novel y guión original, y no se puede decir que se fueran de vacío. Eso sí, será el triunfo inesperado y arriesgado de "La soledad" (que va a reestrenarse en los cines) el que haga que esta edición de los Goya pase a la historia. ¿Y Corbacho? Lo único que vi de la gala fue su imitación de Ángeles González Sinde, que lo despachó con un "podrías haberte depilado".

P.D.: Al hilo de estos Goyas sorprendentes y de una obra de teatro que vi este fin de semana, "Las bizarrías de Belisa", no he podido evitar recordar "El perro del hortelano", una película de Pilar Miró que no sólo se llevó, con cierta sorpresa, unos cuantos Goyas importantes en 1997, el año de la irrupción de Amenábar con "Tesis", sino que su mismo estreno en salas ya fue un verdadero milagro. Como se detalla en este artículo de "El País", rodar una comedia de Lope de Vega sin tocar un solo verso era una audacia impensable en España, donde parecemos tenerles alergia a los clásicos. Miró se quedó sin financiación a mitad del rodaje en Portugal y, cuando consiguió terminar la película, el estreno se retrasó tanto, que le dio tiempo a rodar "Tu nombre envenena mis sueños" (de la que lo mejor es el título, extraído de un poema de Luis Cernuda). "El perro del hortelano" fue un éxito crítico y de taquilla sorprendente, pero merecido.
Publicar un comentario