06 febrero 2008

El sol sale en Hollywood

Hace cuatro meses que los guionistas de Hollywood están en huelga, cuatro meses en los que la parrilla estadounidense ha terminado llenándose de gladiadores americanos, polígrafos (pero sin Julián Lago) y no tan pequeños ruiseñores, y donde los capítulos de estreno se han convertido en un bien preciado (si descontamos las pocas series que se han estrenado en la midseason). En todo este tiempo, guionistas y estudios han mantenido más una guerra de relaciones públicas que otra cosa, con vídeos reivindicativos (y graciosos, la verdad) y declaraciones cruzadas de todo tipo. Las negociaciones de diciembre fueron más bien de cara a la galería, con los estudios dispuestos a dar plantón a las primeras de cambio y a forzar la situación todo lo que pudieran, y los guionistas firmes en sus peticiones.

¿Qué ha pasado para que, de repente, cierto optimismo cauto sople en Hollywood como aquel fantasma del comunismo que, según Marx, recorría Europa en el siglo XIX? Los directores consiguieron renovar su contrato con los estudios sin traumas y con relativa celeridad, la gala de los Oscars es el día 24 y no puede permitirse una cancelación como la de los Globos de Oro, 11.000 personas se han quedado sin trabajo y el 15 de febrero es la fecha tope para que lo que queda de temporada de series pueda salvarse en parte, además de no comprometer la próxima. ¿El resultado? El sentido común ha vuelto a imperar. El sábado, el sindicato de guionistas presentará a sus socios el acuerdo al que hayan llegado con los estudios y lo someterá a su aprobación. Con un poco de suerte, la huelga habrá terminado la semana que viene y bastantes series podrán volver a ponerse en marcha en marzo.
Publicar un comentario