23 febrero 2009

Los Oscars esperados

Con Hugh Jackman demostrando sus habilidades para el teatro musical (que ya le granjearon un Tony por "The boy from Oz"), la edición de 2009 de los Oscars no deparó casi ninguna sorpresa con respecto a las quinielas y todos los premios anteriores de esta temporada. Excepto por la derrota de "Vals con Bashir" en el apartado de película extranjera (categoría muy dada a estas extrañezas. ¿Alguien se acuerda de "Pelle, el conquistador", la película que dejó sin Oscar a "Mujeres al borde de un ataque de nervios"?), todas las demás victorias estaban cantadas, algunas desde el mes de septiembre, como la de Penélope Cruz.

Por estos lares, "Vicky Cristina Barcelona" no ha gustado nada, pero en EE.UU. no se recibió mal y, en cuanto se estrenó, Cruz ya se daba como candidata segura al Oscar a mejor secundaria y, en el mismo momento en el que empezó la temporada de premios, en diciembre, casi todos los críticos la situaban como ganadora al 95%, siempre y cuando Kate Winslet no compitiera en su categoría y quedara "confinada" sólo a la de actriz principal. Porque la Winslet, con su victoria por "The reader", se ha sacado la espina de sus cinco nominaciones previas sin recompensa, incluso aunque muchos críticos pensaran que la interpretación que de verdad debería haber sido premiada en estos Oscars era la de "Revolutionary Road". El otro premio que estaba seguro era el de Heath Ledger, cuyo Joker confiere toda su fuerza a "El caballero oscuro", y que se ha convertido en el segundo actor, tras Peter Finch, en llevarse póstumamente el Oscar. Es una pena que la resurrección de Mickey Rourke no se hubiera completado con el premio a mejor actor, porque habría sido interesante escuchar lo que decía ahí arriba, pero Sean Penn ya colecciona dos y entra directamente al Olimpo hollywoodiense.

A pesar de que "El curioso caso de Benjamin Button" era la favorita cuando se conocieron las nominaciones, el huracán bollywoodiense de "Slumdog Millionaire" ha ido arrasando desde los Globos de Oro y ha terminado protagonizando una victoria total en el estilo de "Million dollar baby", que tenía tras ella, eso sí, el marchamo de Clint Eastwood. La cinta de David Fincher ha logrado tres Oscars técnicos de sus 13 nominaciones, lo que la ha salvado de superar a "El color púrpura" como el mayor fracaso en estos premios. Y poco más, la verdad. Sin haber visto la ceremonia, lo cierto es que ver las fotos de los ganadores pasados entregando los premios de actuación es, en algunos casos, asistir a un pedazo de la historia viva de los Oscars (Eva Marie Saint ganó el suyo, por "La ley del silencio", en 1955), y ya podemos decir que Tina Fey ha recibido el espaldarazo definitivo del mainstream al presentar, junto a Steve Martin, los premios a los mejores guiones.

Como estos días aún habrá resaca post-Oscars, con comentarios de las fiestas posteriores, de los trapitos y todo eso, mejor lo dejamos aquí.
Publicar un comentario