15 febrero 2009

Yo, robot

ALERTA SPOILERS: Si os habéis perdido, sobre todo, la Espasa Cylon reducida del último episodio de "Galáctica", mejor que vayáis pidiendo los fascículos antes de seguir leyendo.

No puedes escapar de las cosas que has creado. Eso dice Adama en la miniserie, creo que durante su discurso antes del retiro de Galáctica, y esa frase resume a la perfección no sólo todo lo que les pasa a los humanos después, sino el castigo que los Cinco Últimos Cylones recibieron a manos de sus propias criaturas, los otros siete pellejudos. Y, siguiendo a la perfección el leit motiv de la serie, que encabeza ahora el nuevo prólogo, todo ese ciclo de abuso, rebeldía y castigo no hace más que repetirse una y otra vez. Hay otro motivo que ha impulsado siempre la serie, desde el principio, y que las discusiones entre Ellen y Cavil (o John) explicitan perfectamente: ¿qué nos hace ser humanos?

Mientras Cavil se esfuerza por ser una "máquina mejor" y en culpar a Ellen de todos los fallos de los cylones humanos, ella no deja de repetir que es la capacidad de elegir, son nuestras decisiones las que nos convierten en lo que somos (algo que Tigh y Tyrol están ejemplificando cada vez más), y que los hicieron como los humanos porque éstos tienen grandes cosas que ofrecer. El pensamiento creativo, por ejemplo, es uno de los caballos de batalla más complicados en las investigaciones sobre inteligencia artificial, lo que algunos científicos llaman fuzzy logic, o lógica difusa (no es exactamente así, pero creo que nos sirve en este caso), y lo que algunos estudiosos afirman que nos define en gran parte como especie.

Además de esa explicación sobre la génesis de los cylones (quién iba a suponer que los centuriones eran los listos de la clase hasta que Cavil decidió esclavizarlos), que une por fin toda la historia de Kobol, la 13ª Colonia y el genocidio llevado a cabo por los cylones en las otras doce, se abre un nuevo interrogante sobre el modelo número 7, el que siempre ha estado desaparecido cuando se ponían números a los pellejudos, y el que quizás guarde la llave para explicar quién es Kara. ¿Puede Daniel ser su padre? ¿Puede ella ser alguna forma de reencarnación? Ellen explica que Daniel era un artista y, por lo que se nos cuenta en la segunda temporada sobre el padre de Starbuck, éste era pianista, o algo así, y que ella dibujaba aquellas formas porque a su padre le gustaban (o creo que así se lo explica a Helo en algún momento). Esto es sólo especulación para sustentar mi teoría de que Kara es un híbrido, pero todavía estamos a oscuras sobre si es la diosa Aurora reencarnada u otra cosa (interesante que, en Caprica, viviera en Delphi, o Delfos, el oráculo más famoso de la Grecia clásica).

Sólo quedan 6 capítulos para el final, y aunque la Flota ha superado un motín que intentaba dar un golpe de estado, lo que se les viene encima no va a ser fácil de superar. Será interesante ver de nuevo a Boomer entre la tripulación de Galáctica, y tengo curiosidad por si lograremos ver su reencuentro con Tyrol. Además, con los ecos de "Blade Runner" cada vez más fuertes, ¿hará aquí también Edward James Olmos un unicornio de origami? ¿Se lo dejará a Kara delante de su camarote?

Música de la semana: Como lo que nos dice "Galáctica" es que la historia se repite, qué mejor elección que "History repeating", una canción que lanzó al éxito a Propellerheads a finales de los 90 y que, en realidad, habla del panorama musical y del reciclaje continuo de estilos, sin que surja ninguno realmente nuevo. La canción, con aire muy James Bond, está cantada por la cantante quizás más bondiana de todas, Shirley Bassey, a la que el grupo convenció enviándole una maqueta en la que uno de ellos cantaba en falsete, imitándola.
Publicar un comentario