13 mayo 2009

Final con mascletá



Algunos medios yanquis hacen un pequeño juego de broma cuando se concentran casi todos los finales de temporada de las series en apenas dos semanas de mayo (Ausiello lo tiene, pero cuidado que hay spoilers). Se dedican a ver el nivel de los finales por el número de bodas, nacimientos, muertes, parejas-que-aún-no-lo-son que consuman su relación, regresos de personajes que se habían marchado, etc., y puntúan en consecuencia. Si algún capítulo se las apaña para incluir todo lo que hemos citado antes, por ejemplo, podemos decir que se marcan toda una mascletá, algo que puede tanto ser memorable como una empanada realmente indigesta.

Es normal que los finales de temporada busquen impactar y dejarnos, como dicen los "Nuis", con el culo torcío. A veces consiguen arreglar tandas de episodios no demasiado inspiradas con alguna revelación o un giro inesperado que generen comentarios apasionados de los seguidores durante los meses del largo hiato estival. Otras veces, sin embargo, la serie llega a ese capítulo sin resuello, habiendo gastado casi toda la pólvora por el camino y cerrando la temporada con un episodio que se podría calificar con un "bah", siendo generosos.

Que el season finale sea algo especial o incluya alguna sorpresa es de esperar, y es siempre uno de los episodios que se esperan con más expectación. Últimamente, además, varias series han alcanzado su capítulo número 100, una marca que no es tan sencillo superar como parece, y que suele celebrarse también con alguna traca notable. O no, porque esta tendencia también está para romperse. El de "House", por ejemplo, no se diferenció en nada de otro capítulo normal, si bien en "Perdidos" se dedicaron a líar un poco más la madeja y a ofrecer alguna que otra respuesta, muy en su estilo.

¿Qué series nos dejarán los finales de temporada más polémicos, comentados, decepcionantes o interesantes? ¿Abusarán del cliffhanger? ¿Nos tomarán el pelo amagando con resolver tramas que han ido preparando a lo largo de toda la temporada? ¿Morirá hasta el apuntador? ¿Se hará borrón y cuenta nueva? En dos semanas, cuando se dé por oficialmente terminada la temporada de otoño, lo sabremos.
Publicar un comentario