19 mayo 2009

Negras juegan y dan jaque

ALERTA SPOILERS: Es semana de finales, qué queréis que os diga, y ahora toca el de la quinta de "Perdidos". Eso sí, os voy a ahorrar la lista de los parecidos de esa serie con "Galáctica" (que sigue siendo larga. Todo esto ya ha pasado antes...). Por ahora. Supongo que está de más añadir que es tu problema que sigas leyendo si no lo has visto. Avisado quedas.

Hay mucho más en juego que el destino de los supervivientes del vuelo Oceanic 815, mucho más en juego que intentar que la isla recupere su lugar en el fluir del espacio-tiempo, y en todo ello los personajes de "Perdidos" son los peones en la batalla que libran Jacob (convenientemente vestido de blanco) y un misterioso hombre de negro. Como si se tratara del juego que los dioses del Olimpo se traen entre manos con los humanos en "Furia de titanes", Jacob y su rival llevan gente a la isla para que los ayuden en su lucha continua a muerte, en su ciclo de llegada, destrucción y corrupción, como ellos mismos comentan al principio del capítulo. Los dos son los que han estado manejando los hilos de la trama en la sombra, hasta ahora, cuando el Caballero Negro ha encontrado la manera de escapar del ciclo y, adoptando la forma de un John Locke que está bien muerto, logra matar a Jacob a través de Ben. Hay un montón de connotaciones bíblicas ahí (como que el nombre del hombre de negro puede ser Esaú), pero ya es suficiente con los viajes temporales y la mitología egipcia.

Un comentarista de "Pop Candy" apuntaba que la estatua no es Anubis sino Sobek, el dios cocodrilo del Nilo, al que los griegos identificaron más tarde como Helios, el Sol. Simbolizaba, entre otras cosas, el poder de los faraones, y la fertilidad que traían las aguas del río a Egipto. Por supuesto, la figura de Jacob tiene sus reminiscencias hacia Jesucristo (Richard dice que en la sombra de la estatua está "el que nos salvará a todos"), y supongo que la sexta temporada verá a los náufragos escogidos por él enfrentándose al Caballero Negro por el control de la isla (otro comentarista del mismo blog dice que, cuando Hurley sale de la cárcel, le dan los mismos objetos que Jacob reparte a sus cinco compañeros). Porque no pongo duda que no sólo han sobrevivido a la explosión de la bomba (excepto Juliet, probablemente), sino que dicha explosión es la que libera la energía electromagnética que causa el primer incidente, el que obliga a la Iniciativa Dharma a instalar en el Cisne el ya famoso botón que había que apretar cada 108 minutos. Parece mentira que Faraday hable de destruir dicha energía cuando él sabe muy bien que la energía sólo se transforma.

El cliffhanger es del estilo del de la primera temporada, porque evitan resolver un tema con el que han creado mucha expectación (la apertura de la escotilla y la detonación de la bomba) y dejan los destinos de todo el mundo en el aire. Quizás el incidente los lleve de vuelta a 2007, y es a Jack, Kate, Sawyer, Sayid (si aguanta) y Hurley a los que se refiere Jacob cuando dice "están llegando". Todo se encamina a una lucha del bien contra el mal, más crucial que la que Ben y Widmore entablan por el control de la isla porque, muy probablemente, ellos también son peones. También he leído por ahí que la referencia del hombre de negro a un ciclo puede indicar que, por supuesto, la elección de los Seis de Oceanic no es casual y que son algo así como versiones mejoradas de Neo, con la esperanza de que ellos sí consigan realizar la tarea que sea que tengan que hacer. Como comenta una vez cierto personaje de "Galáctica", si dejas que un sistema complejo se repita el suficiente número de veces, puedes encontrar soluciones inesperadas.
Publicar un comentario