11 mayo 2009

Soy autoconclusivo, ¿y qué?

Últimamente, parece que nos hemos acostumbrado a que todas las series tengan un arco argumental que recorra todos sus capítulos, un elemento serializado que les dé una cohesión narrativa más allá de que todos estén protagonizados por los mismos personajes, ya sea la tan socorrida conspiración, algún misterio que haya que desentrañar, etc. Algunas de las series más influyentes de los últimos años, remontándonos hasta "Twin Peaks", contienen ese toque serial que, evidentemente, hace que sea más fácil fidelizar al espectador, que querrá ver el siguiente capítulo para ver cómo sigue la historia.

El caso es que, a veces, cuando criticamos una serie, otorgamos más importancia a que presente un elemento serial, y si sus primeros episodios son autoconclusivos, da la sensación de que son de menor calidad. Es una impresión que me he llevado viendo como era recibida "Dollhouse", cuya "mitología" no empezó a entrar en acción hasta la mitad de la primera temporada, haciendo que el resto de episodios a partir del sexto estuvieran mucho más serializados que los primeros. Ésos no eran peores por ser autoconclusivos, sino porque sus historias eran directamente flojas (el segundo capítulo, por ejemplo, era un buen ejemplo de una trama autoconclusiva bien llevada). Era la dificultad principal que entrañaba la serie (dejando de lado el carisma de su intérprete principal), conseguir unas historias interesantes para las diferentes "misiones" de los activos, y pocas veces se han conseguido.

¿Es disponer de un arco mitológico para toda la serie garantía de calidad? "Jericho" lo tenía, y no es que vaya a entrar en las listas de las mejores series de la última década, por mucho que la movilización de sus fans la rescatara de la cancelación (sólo para volver a ser cancelada tras una brevísima segunda temporada). ¿Es más fácil engancharse a una serie de este estilo? Lógicamente. Por esa misma razón aguanté cinco capítulos de la mencionada serie de la CBS, hasta que fue superior a mis fuerzas. Y no hay más que ver lo rápido que puede uno engancharse a un culebrón, el serial por antonomasia. También es verdad que estas series tienen más complicado hacerse con nuevos espectadores según transcurren las temporadas, razón por la que muchas cadenas piden un equilibrio con episodios autoconclusivos que faciliten esa tarea.

¿Es un modelo mejor que otro? A priori, no. La tendencia actual es hacia la serialización, aunque ésta empieza a mostrar síntomas de agotamiento y a virar hacia episodios más autoconclusivos o, como mucho, un modelo más híbrido. En uno y otro caso, son los personajes el mejor elemento unificador, o el tono que presida toda la serie. Si te hace reír, te dará igual que "Cómo conocí a vuestra madre" tenga una trama serial o no, y si los personajes te llegan, no te importará que el 90% de los capítulos de "El mentalista" nazcan y mueran en sólo 42 minutos. Por supuesto, a determinadas series les va mejor uno u otro modelo; un "Perdidos" de capítulos autoconclusivos no se diferenciaría demasiado de "Supervivientes", y para ver un "CSI" serializado ya estaba, hace mucho tiempo "Murder One". El truco es lograr integrar los dos aspectos en la misma serie de manera armónica y sin que uno se coma al otro, o esté más descuidado, lo que no es tan sencillo.
Publicar un comentario