09 mayo 2009

Un género serio

La adaptación a televisión de "Juego de tronos" por parte de la HBO debe ser uno de los proyectos más seguidos y comentados por la blogosfera, sobre todo porque si el piloto funciona, y tenemos una serie completa, la idea que tienen es adaptar toda la saga de "Canción de hielo y fuego", a libro por temporada. Ésta, desde luego, es muy popular, aunque su autor, George R.R. Martin, se toma su tiempo para escribir cada una de las siete entregas que la compondrán, y muchos de sus lectores siempre han pensado que la historia daría para una serie de películas, o una serie de televisión. Yo confieso, antes de nada, que me he quedado a la mitad de "Juego de tronos" (el último de Harry Potter tuvo la culpa). Igual en otro momento soy capaz de terminarlo. Pero sí veo ese potencial para que la HBO tenga algo así como un "Deadwood" de espada y brujería.

La fantasía no es sólo "Conan, el bárbaro" (que es una película de aventuras muy estimable y, en momentos, realmente buena), "Xena, la princesa guerrera" o "La leyenda del buscador". El género es lo suficientemente amplio y flexible como para dar obras muy sesudas y serias que traten sobre luchas familiares por el poder, prejuicios raciales, corrupción moral y cualquier otra cosa que se os ocurra. Ya sabéis, esas metáforas sobre el mundo actual que la fantasía y la ciencia ficción pueden permitirse hacer de manera mucho más contundente que una obra ambientada en el mundo contemporáneo. El proyecto de la HBO, desde luego, parece bastante serio, con el guión de David Benioff (que tiene en su haber "Troya" o "Lobezno", cierto, pero también "Cometas en el cielo"), la dirección de Tom McCarthy y Peter Dinklage como uno de sus protagonistas, dos profesionales que ya coincidieron en esa pequeña joyita que es "Vías cruzadas".

Por supuesto, hay quien se pregunta si adentrarse en el género fantástico es un movimiento inteligente por parte de una HBO necesitada de un tótem crítico y de público como "Los Soprano", como si fuera un descrédito para la cadena. Desde luego, si "Juego de tronos" funciona, lo tendrá mucho más fácil para ganar reconocimientos que si se emitiera en, por ejemplo, Syfy, por mucho que se hayan cambiado el nombre. Creo que la comparación con "Deadwood" o, si me apuráis, "Roma" no será demasiado descabellada.

P.D.: Sólo como nota curiosa, a veces es interesante saber de dónde sacaron su inspiración los autores para crear todos estos mundos. Al parecer, George R.R. Martin tuvo en cuenta ciertos aspectos de la historia medieval de Inglaterra, mientras el "padre" de todo el género, J.R.R. Tolkien, se inclinaba más por la historia de los pueblos primitivos de las Islas Británicas y de los primeros escandinavos. Aunque mis historias favoritas de todas las relacionadas con las influencias de Tolkien son las que se refieren a su querencia por "corregir" a Shakespeare (aquí debo advertir, para que luego no os quejéis, que habrá spoilers de "El retorno del rey" y de "Macbeth". Sólo por si acaso). Si yo no recuerdo mal, a Macbeth le profetizan que no puede morir a manos de ningún hombre nacido de mujer. Al final de la obra, un hombre lo mata, y se explica diciendo que nació por cesárea, y no por parto natural. Tolkien siempre pensó que Shakespeare había hecho trampas ahí, así que al Rey Brujo, jefe de los Espectros del Anillo, le otorgó una profecía similar a la de Macbeth, ya que tampoco podría morir por la mano del hombre. Al final, en la batalla de los Campos de Pelennor, es una mujer, Eowyn, la que termina matándolo.
Publicar un comentario