23 mayo 2009

Rojo pasión

1.- Bruno Heller, el creador de "El mentalista", dijo ya al principio de la serie que Red John no era una trama para sólo una temporada, sino que su idea era que no se conociera su identidad hasta el último episodio de la serie. No obstante, lógicamente, tienen que acordarse de que existe de vez en cuando, y un final de temporada es siempre un buen momento para hacerlo. Además, Red John hace que veamos en Patrick algo latente bastante oscuro, incluso a pesar de que la mitad del tiempo esté jugando con nosotros. Al igual que Charlie Crews en "Life", esa fachada optimista oculta una persona muy dañada que, dado el caso, podría ser capaz de cualquier cosa. El cierre de esta primera, y exitosa, entrega ha estado más centrado en el drama que en el humor (aunque el pobre Cho sigue siendo objetivo de casi todos los chistes), y nos ha mostrado a un Jane que, si quiere, puede ser muy cruel. Como nota curiosa, Kate Vernon parece haberse especializado en apariciones especiales en procedimentales de la CBS, después de salir en ese divertido capítulo de "CSI" parodia de "Star Trek". Su marido aquí era, curiosamente, el padre de Charlie Crews, Geoff Pierson.

2.- Todo el mundo habla sobre "Glee", mucho más que de todos los finales de temporada que se han concentrado en las dos últimas semanas. Tanta expectación sólo puede volverse en su contra, desde luego, y Dios sabe si le valdrá cuando se estrene, en septiembre. Sólo viendo el piloto es difícil aventurar qué tipo de serie va a ser, porque ese capítulo tiene una trama como la de cualquier película sobre un equipo deportivo de instituto que empieza perdiéndolo todo para cambiar por completo su suerte al final. O como la de "Sister Act 2", en parte, ya que nos ponemos. No obstante, algunos toquecitos excéntricos y de mala leche permiten que alberguemos la esperanza de que, por lo menos, 'Glee' sea un placer culpable con el que te lo pases bien. Con el piloto ha sido el caso. La entrenadora de animadoras, en manos de los insuperable Jane Lynch, puede ser una mina, y hay una colección de personajes pululando por ese instituto, cuyo nombre recuerda al de "Freaks & Geeks", que apunta maneras. Todos sabemos que Ryan Murphy es capaz de lo mejor y de lo peor, y muchos fans de "Popular" esperan que "Glee" vaya más por ese camino que por "Las gemelas de Sweet Valley". Pero aún es muy pronto. Hay que ver algún episodio más para decidir. Al menos, yo voy a concederle esa oportunidad. Pero desde aquí os digo que no puedo sacarme "Don't stop believing" de la cabeza. Desde que "Los Soprano" la usó, se ha convertido en un nuevo éxito, 20 años más tarde de su primera edición.

3.- Quedan un par de cosas que no hemos comentado de los upfronts y que, sin embargo, apuntan a ser interesantes cuando empiece la temporada de otoño en USAmerica. Una es la sensación de que, enviando "El mentalista" los jueves después de "CSI" y colocando a las 10 las dos franquicias de "CSI" en Miami y Nueva York y "Numb3rs", la CBS se lanza a la yugular de Jay Leno en la NBC con su artillería pesada. Todos esos procedimentales le funcionan muy bien a la cadena, y será la auténtica prueba de fuego de Leno ver si les araña audiencia. Además, la noche que, de repente, parece haberse vuelto muy reñida es la del viernes. Las cadenas la usarán de cementerio, pero con "Dollhouse", "Ugly Betty", "Medium" y "Southland" todas a las 9 hay competición para rato (y malos presagios para Whedon). Las dos últimas son las que tienen los mejores lead-in, a priori ("Entre fantasmas" y "Ley y orden"), pero tiene pinta de que la CBS va a seguir dominando la noche. Y los jueves a las 8 también hay una rivalidad interesante entre "Flash Forward", "Bones", "Survivor" y el dúo "Community" y "Parks & Recreation", que me da que van a ser las que salgan peor paradas. ¿Podrá "Flash Forward" colocarse la segunda de la noche? Porque como no lo haga, no sucede a "Perdidos" ni en la cabalgata de Acción de Gracias.
Publicar un comentario