29 mayo 2009

El regreso de Sierra

El capitán Sierra de la Guardia Civil (y su intérprete, Miguel Ángel Solá) es un filón que no se podía desaprovechar. Intentaron darle una serie propia después de "Desaparecida", pero el primer capítulo doble que se emitió de "Unidad Central Operativa" (o "UCO", o como vayan a llamarla ahora) no terminaba de funcionar bien. Sierra estaba muy solo (la sargento Andrún, que ha hecho la transición desde "Desaparecida" con él, se pasó todo ese episodio doble encerrada en un banco con unos atracadores), y el resto de guardias no encajaban. Este relanzamiento, por contra, apunta a algo interesante y entretenido. Nuestro reencuentro con Sierra se produce por su traslado a un grupo de la UCO a cuyo mando va a estar, pero que, en un principio, no lo recibe del todo bien. Sierra impone a Andrún en el grupo y, como ya hemos visto otras veces, no tiene reparos en saltarse la cadena de mando y las normas por solucionar el caso y por ayudar a las víctimas. Y eso, de buenas a primeras, descoloca a sus compañeros, que empiezan a apodarlo "el gurú" y a hacer apuestas sobre si él y Andrún tienen un lío o no.

Esa faceta de la serie me recordó a veces a los primeros capítulos de "The Closer" (sobre todo en cómo se presentan los interrogatorios), con Sierra sin hacer concesiones a las convenciones habituales cuando se llega a un sitio nuevo, y metiéndose de lleno en el trabajo como forma de conocer al grupo, y de que lo conozcan a él ("mañana es hoy", repite muy a menudo). Lógicamente, por ahora, el resto de guardias todavía están muy estereotipados, pero es posible que aporten más a la serie sin robarle protagonismo a Sierra, que es el que tiene que lidiar con el jefe (un Sancho Gracia muy en su papel), con la comandante con la comparte despacho, y un pasado común (una recuperada Ana Torrent), y con su hija adolescente en casa, que sigue siendo de lo que menos me convence. De rebote, a todo esto, también descubrimos que el padre de Andrún era guardia civil y que da la sensación de que no está en los mejores términos con él.

Por lo demás, ellos siguen en la misma línea que mostraban en "Desaparecida", con una dinámica laboral de confianza y cierta amistad que funciona muy bien, y sólo falta ver cómo se integran con el resto de guardias. Por lo que le escuché a Solá en una entrevista, los capítulos serán autoconclusivos, pero habrá subtramas que se desarrollen a lo largo de más episodios y algunas que salten al primer plano de repente. "UCO" tiene un poco más de ritmo que su predecesora y aboga por mostrar el trabajo policial con profesionalismo y sin ser espectacular. El principal obstáculo que deberá superar es el que conlleva heredar el horario de "'Águila roja", que ha batido récords los jueves por la noche en La 1. "UCO" no es una serie para toda la familia como la anterior, sino que tiene un nicho más reducido, así que habrá qué ver si lo encuentra y aguanta el tipo frente a "Supervivientes" y "Los hombres de Paco".
Publicar un comentario