09 diciembre 2009

De Downing Street a la Luna

La comedia "The thick of it" está considerada por muchos críticos británicos como la mejor en su género de los últimos años junto con "The Office". La BBC2 está emitiendo ahora su tercera temporada y, dado el éxito de que disfruta en las islas, su spinoff en pantalla grande se esperaba con bastante expectación. "In the loop" es el resultado, una mirada realmente salvaje a las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y el Reino Unido, donde nadie se libra de ser presentado como un perfecto inútil. En gran parte, el centro de la sátira está en Malcolm Tucker, jefe de prensa del Primer Ministro (y tan experto en el spin como Alastair Campbell, el primero que ocupó ese cargo con Tony Blair), un escocés con un carácter abrasivo acostumbrado a que todo el gobierno siga sus órdenes al pie de la letra.

Tan malhablado como Rahm Emmanuel, jefe de gabinete primero de Bill Clinton y ahora de Barack Obama (al que apodaban "Rahmbo" por su estilo agresivo), Tucker es el que intenta mantener en la vereda oficial a la pléyade de asistentes de los ministros en un delicado momento de las relaciones anglo-americanas, con una posible intervención militar en Oriente Medio en el horizonte, y para cumplir su objetivo está dispuesto a, literalmente lo que sea. Puede pecar de un exceso de duración, pero "In the loop" tiene una mirada cínica y descreída divertida y, a la vez, aterradora. En su reparto coral podemos reencontrarnos de nuevo con Anna Chlumsky (lanzada a la fama demasiado rápido con "Mi chica") y con Peter Capaldi, al que vimos en un papel totalmente diferente (aunque también como funcionario gubernamental) en la tercera temporada de "Torchwood".

Otra cinta británica de la que se habla mucho en estos meses es de "Moon", el debut en la dirección de Duncan Jones (hijo de David Bowie). Es un título de ciencia ficción que nos muestra los últimos días del astronauta Sam Bell en una base minera en la cara oculta de la Luna. La base, propiedad de una multinacional, extrae helio 3 de la superficie de la Luna para generar energía limpia en la Tierra, y su tripulante debe permanecer en ella, ayudado por un robot de nombre Gerty, durante tres años. No sé cómo hablar de esta película sin contar más de la cuenta. Yo me espoilee sin darme cuenta la sorpresa (aunque se desvela en los primeros 20 minutos) leyendo una entrevista con el director, así que supongo que su impacto debe ser mayor si te enfrentas a ella sin saber absolutamente nada.

Está muy influenciada por la ciencia ficción de la 70, y no sólo en el decorado tan blanco y de líneas limpias del interior de la base, y resulta interesante y curiosa. Además, como punto extra, tiene una banda sonora de Clint Mansell estupenda (inspirada, al parecer, por la de Cliff Martínez para el remake de "Solaris".
Publicar un comentario