12 diciembre 2009

Nuevas direcciones

AVISO SPOILERS: Como no quiero que haya suspicacias, ya os adelanto que, si no habéis visto la temporada de otoño de "Glee" completa, igual os enteráis de cosas que preferís descubrir por vosotros mismos.

El mono de "Glee" va a ser difícil de soportar para todos los fans hasta que regrese de su largo hiato, el 13 de abril. Lo que parecía un difícil experimento de Ryan Murphy ha terminado siendo uno de los genuinos éxitos de la temporada y sin que sus audiencias sean especialmente grandes, rondando de media los 8 millones (un poco más de lo que consigue "FlashForward", por ejemplo). Sin embargo, su repercusión ha sido mucho mayor de lo que se podía prever. Desde luego, sus propios creadores no contaban demasiado con ello. Un crítico yanqui decía que, a veces, pasaban tantas cosas por episodio que daba la sensación de que los guionistas creían que los iban a cancelar al cabo de tres capítulos. El último de esta temporada de otoño, "Sectionals", desde luego ha tenido momentos en los que parecía un final de serie, resolviendo flecos sueltos desde el principio, como los "secretos" de los embarazos de Quinn y Terri, dándole al coro New Directions el triunfo en una eliminatoria que necesitan para ir a los regionales y hasta cerrando el capítulo con un beso entre Will y Emma (y dándole a Rachel como despedida un gran número de Broadway, un "Don't rain on my parade" que también es un genuino showstopper para la serie, y empata con "Maybe this time" como el mejor número que han hecho hasta ahora).

Está claro que se cubrieron las espaldas ante la eventualidad de que no fueran a pasar de ahí. Pero en el tiempo que ha pasado desde que se rodó ese capítulo (creo que a finales del verano) y su emisión, "Glee" ha triunfado y, ahora, los nueve últimos episodios pueden muy bien apuntar a nuevas direcciones en el show. Personajes como Will y Finn tienen ante sí el nuevo camino que se abre una vez que descubren que Terri y Quinn los estaban engañando, y la venganza de Sue Sylvester promete ser hasta más divertida después del castigo que le impone el director del instituto. Ahora que saben que la fórmula funciona, quizás puedan mejorar las cosas en las que aún cojea (como utilizar mejor a los secundarios, aunque las pocas frases de Brittany en cada capítulo son también para enmarcar. Y ésta, por ser tan inesperada, todavía más) y potenciar sus puntos fuertes sin dejar de ser una nota de rareza en la parrilla estadounidense, del mismo modo que los chicos del coro lo son en el instituto William McKinley (que, por cierto, fue gobernador de Ohio y el tercer presidente de EE.UU. que murió asesinado, en 1901).

Salir en "Glee" es ahora de lo más cool de Hollywood, y veremos cómo manejan Murphy y Brad Falchuk esa celebridad sin perder esa aura de diferencia que lo ha convertido en un éxito. Los dos, junto con el guionista Ian Brennan, no se cansan de repetir que lo que la serie quiere mostrar es que ser diferente no es un trauma, que está bien y que hay que sacarle provecho, y que a pesar de que es muy complicado salir adelante siendo diferente, se puede hacer. Espero, eso sí, que se acaben de una vez las comparaciones con "High School Musical". El otro día volví a ver "Election" y es muy evidente que es el principal referente de "Glee" con sus voces en off de los pensamientos de los personajes, su Tracy Flick que es el más claro precedente de Rachel y ese Paul Metzler al que tanto se parece Finn. La película de Alexander Payne es menos optimista (pero muy divertida) y sólo le falta que Reese Witherspoon, Matthew Broderick y Chris Klein se pongan a cantar para ser como la serie.

P.D.: Lo más divertido hasta abril va a ser pensar qué canciones podrían cantar los chicos de "Glee". Molaría que, en el frente Broadway (que es el que mejor se les da) optaran por "Tomorrow", o incluso que se atrevieran con "You'll never walk alone" o esa estupenda "Nowadays" de "Chicago" (o todavía mejor, "When you're good to Mama"). Ya sé que hay por ahí un lobby pro-"Cats" en Twitter, y yo voy a iniciar el mío propio para que canten "Good morning" (que ya hasta bailan en "Fama"). O, ahora que caigo, hagamos otro lobby. ¡Queremos "Fame" en "Glee"!
Publicar un comentario en la entrada