01 diciembre 2009

La buena serie

Esta mañana, en Twitter ha habido un encendido debate sobre si "Modern family" es el mejor estreno de la temporada. El caso es que, por muy divertida que sea, y aunque nos ha dado dos grandes personajes como Manny y Cameron (y a pesar de la gran repercusión que tiene entre los críticos), creo que ese título se lo lleva, de entre las que estoy siguiendo semanalmente, y con permiso de "Glee", "The good wife". ¡Horror! ¡Una serie de abogados de la CBS es el mejor estreno del otoño! Pues sí. La CBS lo ha vuelto a hacer. Apostando por el viejo método de tener una serie con una trama y unos personajes interesantes programada en un horario que le puede ir bien, se ha descolgado con lo más parecido a los San Antonio Spurs que hay en la parrilla televisiva actual: sin grandes aspavientos ni acciones espectaculares, siempre están ahí (en "4:3/16:9" explican bien esto sin recurrir a mi símil baloncestístico).

La serie se mantiene en un nivel muy interesante gracias, por supuesto, a Alicia Florrick y cómo el escándalo, y el juicio, contra su marido afectan toda su vida aunque ella intente salir a flote y mantenerse alejada de ellos. Al fin y al cabo, es la esposa del gran fiscal del distrito caído en desgracia, el objeto de cotilleos y bromas en los late night y de todo tipo de cotilleos a costa de las prostitutas utilizadas por su marido. Esa trama sigue siendo lo más importante, y no sólo porque desde el principio veamos que hay cosas poco claras en las acusaciones contra Peter. La relación del matrimonio está resultando interesante y, en algunos casos, incluso diferente de lo que podíamos esperar (el tratamiento de la visita conyugal en la cárcel fue un buen ejemplo), y no va a ser un camino de rosas para Alicia recuperar, por lo menos, parte de su dignidad.

El esquema del drama legal de "caso de la semana" tampoco es el típico-típico. La mayoría de las veces entramos en los casos a la vez que lo hace Alicia, con éstos ya empezados, y no es raro que el rol que ella ocupe en algunos de ellos sea marginal y se reduzca, por ejemplo, simplemente a la preparación de los testigos. La competencia con el joven y ambicioso Cary tampoco es tan convencional como podría parecer, y los dos socios mayoritarios del bufete tienen los suficientes claroscuros para que no podamos estar nunca muy seguros del lado en el que están.

Luego, claro está, tenemos a Kalinda. Todo el reparto de la serie está muy bien, pero hay que ver cómo Archie Panjabi ha logrado hacer interesante un personaje del que sabemos tan poco (¿quién será Donna, por cierto? ¿Será tan evidente?) y al que sólo vemos durante sus investigaciones. La relación entre Kalinda y Alicia es uno de los aspectos más naturales y simpáticos de "The good wife", que por ahora tiene su mayor aliciente en que consiguen presentarnos como algo nuevo y poco trillado algo tan visto como las series de abogados.
Publicar un comentario en la entrada