22 noviembre 2010

Nostalgia de "Lo + Plus"

No pensaba dedicar más esfuerzo a la polémica que ha surgido este fin de semana alrededor de "El hormiguero" que el que le dedico comentando el asunto por Twitter, pero parece que no termina de agotarse. Para quienes no hayáis estado al tanto, resumamos. Hace unos meses, Jesse Eisenberg, Justin Timberlake y Andrew Garfield fueron a "El hormiguero" como parte de la promoción del estreno de "La red social" en España. En Internet, a este programa de Cuatro, presentado por Pablo Motos, es habitual que le lluevan todo tipo de críticas por sus entrevistas a los invitados, sobre todo extranjeros, siendo lo más suave que se les dice que dichas entrevistas dan vergüenza ajena. No hace falta remontarse a la primera que hicieron, la de Matt Dallas cuando Cuatro aún emitía "Kyle XY", porque por la de Jorge García recibieron casi más palos.

El caso es que, quien viera la aparición de Timberlake, Eisenberg y Garfield en el show, se daría cuenta por sus caras de que no sabían qué demonios estaba pasando allí ni qué se suponía qué pintaban ellos, aparte de dedicar dos minutos a hablar sobre la película y estar luego de fondo de la sucesión a toda velocidad de los trucos de magia, los experimentos del Quimicefa y las bromas de sal gorda que suelen llenar gran parte del programa. Ninguno de sus colaboradores habla inglés, así que los tres dependían de la traducción simultánea para enterarse de algo, y estaba claro que todo iba demasiado rápido para que les diera tiempo a ello. Pasaron las semanas, "El hormiguero" recibió nuevos invitados y los tres actores continuaron haciendo promoción, y no se habló más del tema. Hasta que Jesse Eisenberg pasó por el nuevo programa de Conan O'Brien creo que la semana pasada y comentó que la experiencia de "El hormiguero" no había sido lo que se dice placentera. Y, como dirían en "Sobrenatural", all hell broke loose (los del programa han publicado una carta de respuesta a todo este jaleo).

El caso es que a mí no me parece que sea para tanto. Lo que se da aquí es un cúmulo de circunstancias que a veces resultan bien y otras, no. Tenemos un programa como "El hormiguero", que no es de entrevistas (sino de otra cosa que yo no soy capaz de definir), haciéndolas a actores de Hollywood que están de gira mundial promocionando sus películas. Es casi el único programa en prime time con hueco para esas labores, por lo que supongo que es la razón de que sigan con esas entrevistas. Dichos actores, en esas giras, van muchas veces a programas de los que no tienen ni idea de qué van ni han oído hablar de ellos en su vida, y en los que a veces se dan situaciones peculiares cuanto menos. Si en el programa en cuestión hay una importante barrera idiomática que la traducción simultánea no es suficiente para subsanar, se está abonando el terreno para el desastre. Luego, no es nada raro que esos actores, cuando participan en los late night de su país al regresar de la gira, vayan contando las peripecias que vivieron en ese tour, aderezadas con el mismo tono jocoso que preside "El hormiguero".

El resultado de todo esto es hacer que eche de menos "Lo + Plus", aquel espacio que sí era de entrevistas (sobre todo en los primeros años de su emisión, en abierto, en Canal+) y que recibía a no pocos de esos actores, escritores, cantantes, diseñadores de moda o lo que se os ocurra que andaban promocionando sus últimas obras cual Phileas Fogg en "La vuelta al mundo en 80 días". La diferencia que tenía ese programa es que a los invitados los dejaban hablar, incluso a pesar de todas las tonterías que hacían (que podían ser muchas) y de que a veces las bromas de Máximo Pradera a costa de la seriedad de Fernando Schwartz empezaban a volverse cansinas. Pero claro, este tipo de programas ya no están prime time, o a las 20, que fue el horario original de "Lo + Plus". Y quizás "Buenafuente" sea mucho más adecuado, pero es a la 1 de la madrugada.
Publicar un comentario en la entrada