21 noviembre 2010

Reflexiones semanales

1.- Los videojuegos, los cómics, las series de televisión (las sitcom, más concretamente), la música, la rapidez del mundo de Internet... "Scott Pilgrim contra el mundo" va dirigida a un sector de público muy concreto, uno que se pasó muchas tardes jugando al "Street Fighter" en los salones recreativos, que sabe tararear la musiquita de "Super Mario Bros." y en el que el modo en el que ven su vida está muy influenciado por la cultura pop en todas sus vertientes. Quizás ahí esté la clave de su fracaso en taquilla en Estados Unidos, aunque yo creo más bien que, como ocurrió con "Kick-Ass", se pensó que un cómic de culto, pero no masivo, podía convertirse un taquillazo, y no es así. Seguramente, toda su audiencia fue a verla, pero a los demás probablemente les pareció una tontería sólo con ver el póster. Es una pena, porque es una de las películas más entretenidas y divertidas del año. Con un montaje acelerado, muchísimos guiños al cómic original y un reparto muy bien elegido, mezcla todas las referencias arriba citadas para elevar como héroe de acción a un tipo tan poco probable, a priori, como Michael Cera. Pero es muy probable que su público no pueda ser más que el que es.

2.- El otro día, hablando sobre el estreno de la primera parte de "Harry Potter y las reliquias de la muerte", comentaba que me había quedado en la quinta película y ya no había pasado de ahí. Sin embargo, como pretendo ver algún día (o mes) de éstos el principio del final, he terminado viendo "Harry Potter y el príncipe mestizo", que la verdad es que desaprovecha algunas de las tramas más interesantes para quedarse en un punto extraño que no va a ninguna parte. Que la relación de Ron y Hermione es complicada lo muestran Rupert Grint y Emma Watson sólo mirándose, no necesitan media película, y del apartado Harry y Ginny mejor no decimos nada porque en los libros tampoco me convenció nunca. Por continuar incluyendo partidos de quidditch, se pierde la ocasión de aprovechar mejor la trama del Príncipe Mestizo y su influencia en Harry y tampoco termina de transmitirse bien la sensación de que el mundo de Harry está a punto de destruirse por completo. Eso sí, la Bellatrix Lestrange de Helena Bonham-Carter está deliciosamente loca total. Otro aspecto que la saga de películas nunca ha terminado de tratar es el de los "sangre sucia", los magos cuyos padres son muggles, como la propia Hermione. Espero que en la última no se olviden de ello, aunque no tendrá tanta fuerza como si hubiera sido algo recurrente desde la tercera película, que es cuando empieza a mencionarse.

3.- No hace mucho, "Crítico en serie" recordaba la larga influencia que "Expediente X" ha tenido en algunas de las series actualmente en parrilla. Ya hablamos hace tiempo de cómo se notaba eso en "Fringe" (que sí, que también es muy "Alias") y en "Bones", y los homenajes a la serie de Chris Carter no paran de sucederse, a veces en los sitios más insospechados. O no tanto (como el de los créditos de "Sobrenatural"). En "Castle", Rob Bowman, que fue uno de los directores más prolíficos de "Expediente X", es uno de sus productores ejecutivos (tienen también a Bill Roe, uno de sus directores de fotografía), y no es extraño que de vez en cuando cuelen alguna referencia o recuperen a algún actor de entonces, como Mitch Pileggi. Esta semana, sin embargo, han ido un paso más allá al dedicar todo un capítulo a una supuesta abducción extraterrestre que parecía una continuación de "José Chung's From outer space", uno de los capítulos paródicos más divertidos de "Expediente X". Estaba Lyle Lovett haciendo de "hombre de negro", Castle y Beckett adoptan los papeles de Mulder y Scully e incluso los "abducen", y Nathan Fillion no sólo silba la sintonía de "Expediente X", sino que también habla chino como en "Firefly".

4.- No es ninguna sorpresa si os digo que, en esta segunda temporada de "Modern family", Gloria se ha convertido en mi favorita, y ya no sólo por sus mezclas de inglés y español. Verla con la pistola esta semana ha sido uno de los mejores puntos de la temporada, superando su disfraz de "village bruja" de Halloween.

Música de la semana: La banda sonora de "Scott Pilgrim contra el mundo" es realmente curiosa. Además de las canciones que Beck escribió para los Sex Bob-Omb, está una de Metric que en la cinta tocan los Clash at the Demonhead, los archi-rivales de Scott, con la voz de Brie Larson (que sí, además de salir en "United States of Tara" ha sacado ya varios EPs y singles). Esa canción es "Black sheep".
Publicar un comentario en la entrada